Las administraciones agotan casi todos los números para el Gordo

  • Los vendedores cerrarán hoy las ventas de una campaña muy similar a la del año anterior y en la que las terminaciones en 13 y en 7 han sido las más buscadas

Muy pocos boletos para el sorteo extraordinario de Navidad que se juega mañana quedan ya en las ventanillas de las administraciones de lotería de la localidad. A pesar de ello, desde los puntos de venta aseguran que son muchos los que hoy buscan la suerte en esos últimos números que quedan sueltos. Algo que no podrán encontrar en administraciones como la del Pájaro, que hace varios días que acabó con las existencias. En cambio, otras como la Administración número 1 La Fuente sí que cuenta aún con algunos boletos que espera agotar a lo largo de la jornada.

La titular de esta oficina, Leonor Benítez, asegura que "el último día es de mucha venta". No obstante, los números del Gordo de Navidad ha adornado las ventanillas de esta administración desde el 17 de julio. "En verano son muchos los turistas y veraneantes que se llevan varios boletos iguales para sus familias. Ahora los compradores suelen ser de la localidad y vienen buscando uno ó dos de cada número", explica Leonor.

Esta vendedora, como muchos otros, tiene preparada ya la botella de champagne para festejar mañana un posible premio en una campaña que se ha saldado con unas ventas similares a la anterior. Y es que hace muchos años que en la localidad no se reparte un premio de los importantes en la Navidad. "Mi abuelo sí que repartió un premio, pero hace ya muchos años, en la década de los 40", recuerda Leonor.

Entre los números preferidos por los compradores, el 13, "ese es el primero que se agota todos los años", y el 7, "porque es la terminación del año".

Mientras esperan pacientemente las colas que se forman en estos últimos días de venta en las administraciones, los que prueban suerte comentan sus números favoritos y varios capítulos del amplio anecdotario que, cada año, acompaña la ilusión de este sorteo.

Casi todos han pensado en qué van a gastar el premio que "este año seguro nos toca", comenta una señora que compra seis números distintos, a elección del lotero, para su hijo y sus amigos. "Pagar las trampas y hacer un viajecito". "Arreglar mi casa". "Repartirlo entre mi familia". Todos han soñado ya con convertirse en millonarios o, al menos, "que toque un pellizquito", como dice Juana, que busca la terminación 99 por encargo de su marido.

Y es que, en esto de la lotería, la superstición y la intuición es lo que cuenta. Incluso hay quien ha buscado a través de internet, porque la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación a una tradición como la lotería navideña es ya una realidad, un cierto número con el que soñó. Así, desde Sevilla, Barcelona o La Coruña han llegado varios boletos de ese número intuido que se reparte entre toda la familia.

La fecha de un cumpleaños o un aniversario también son cifras, para muchos de la suerte, que son buscadas con ahínco de todas las formas posibles. En otras ocasiones la elección se deja a manos inocentes. La niña o el vendedor siempre son buenas opciones.

Pero no sólo las administraciones reparten suerte en la localidad. Las cofradías, asociaciones de vecinos, colectivos y las empresas también venden números entre sus socios y empleados. En este sentido, la mayoría de estas entidades hace la distribución a través de papeletas, con las que además recaudan fondos para sus actividades.

La cita con la suerte, para la que los chiclaneros se han estado preparando durante meses, mañana a partir de las nueve de la mañana. Un ritual para muchas familias que se reúnen frente al televisor, boletos en mano, esperando que la fortuna se ponga de su lado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios