Paralizan una tala de árboles en una parcela que será municipal

  • La empresa que debe cederla al Consistorio como parte de un convenio de permuta estaba realizando un tratamiento selvícola, pero no disponía aún del permiso

Comentarios 2

La tala de varios ejemplares de pinos en una parcela ubicada en las proximidades del Pinar de Hierro y que en breve pasará a ser de propiedad municipal ha desatado la alerta entre varios colectivos ciudadanos, quienes no dudaron en reclamar la presencia policial para intentar poner freno a esta acción.

La historia, sin embargo, dista mucho de lo que este colectivo llegó a temer en un principio. Y es que lo que en realidad parecía una tala masiva no es más que un tratamiento selvícola. Dicho de otra forma, la realización de labores de mejora sobre masas forestales arbolada. El principal objetivo que se persigue con este tratamiento es sanear las especies, además de producir, indirectamente, madera o leña. Asimismo, el tratamiento se aplica para mejorar la infiltración de agua en el suelo, evitando la escorrentía y aumentando la recarga de los acuíferos.

En el caso de esta parcela, la tala de pinos era obligada debido a la alta densidad existente, lo que impide no sólo su crecimiento a lo alto, sino también a lo ancho.

Según han explicado a este Diario tanto el delegado municipal de Urbanismo, José Pedro Butrón, como la gerente de Urbanismo, Arantxa Montero, la parcela en cuestión forma parte "de un convenio que contempla la permuta de este suelo por otros localizados en la zona de la Rana Verde". El objeto de esta permuta es obtener suelo de sistemas generales, en línea con la actuación que ya se había planteado el anterior equipo de gobierno de la ciudad para adquirir el máximo de zonas verdes posibles, con lo que de paso se garantiza su permanencia en estado virgen y se evitan posibles construcciones ilegales.

La empresa que posee los derechos sobre esta parcela ubicada en las proximidades del Pinar de Hierro se había comprometido, según convenio, a llevar a cabo un tratamiento selvícola antes de cedérsela al municipio.

Dado que las fechas recomendadas se sitúan entre el 15 de noviembre y el 15 de marzo, la empresa optó por proceder al inicio de los trabajos para no perjudicar la masa arbórea. Sin embargo, aún no disponía del permiso oportuno. Ello motivó que, de forma voluntaria, optara por paralizar la tala ante la llegada de la Policía Local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios