La Guía Robert Parker resalta la calidad de los caldos de El Sanatorio

  • El alcalde visita la Bodega Manuel Aragón Baizán que recientemente fue galardonada por su oloroso y palo cortado

Comentarios 1

Las instalaciones de la Bodega Manuel Aragón Baizán (El Sanatorio), ubicada junto a la Nacional 340, recibió ayer la visita de alcalde, José María Román; la delegada municipal de Turismo, Ana González, y el delegado municipal de Fomento, Adrián Sánchez, quienes han conocido el proceso de elaboración de los vinos, así como su distribución.

En este sentido, el alcalde ha recordado que "la Bodega Sanatorio, ahora con esta nueva generación representada por Juan José y Sebastián Aragón, ha dado un paso hacia adelante brutal. Así, desde su afamado Fino Granero y Moscatel Gloria ha pasado a nuevos caldos de Sauvignon Blanc, tintos, dulces, vermut, etcétera...".

El regidor chiclanero recordó que hace unas fechas fueron reconocidos por su oloroso y palo cortado, que han sido calificados como de excepcional. Y, además, la afamada Guía Robert Parker calificó anteayer, en una escala hasta 100, a ambos vinos con 98 y 99, "un hito que nunca antes había ocurrido", ha resaltado José María Román, quien ha añadido que "sitúa a estos vinos en algo inimaginable y difícil de contextualizar. Asimismo, dice muchísimo del esfuerzo de la familia Aragón para llegar a esa estratosfera de la calidad de los vinos".

Por ello, Román quiso resaltar su visita a estas bodegas ya que su intención es que "todo el mundo sepa que en estas instalaciones de Chiclana se hacen las cosas muy bien, hasta el punto de ser reconocidos con la máxima puntuación posible en la Guía Robert Parker". En esta línea, incidió en que, como alcalde, "era obligado venir con los representantes de las delegaciones de Fomento y Turismo, para darle la promoción que se merece. Este reconocimiento nos ayuda en el empleo y en la marca Chiclana, que se está haciendo más potente".

Por su parte, el gerente de la bodega, Sebastián Aragón, señaló que "hemos llevado Chiclana por todos sitios, incluso a los cuarteles militares, donde llevábamos nuestros vinos para sus cantinas. De ahí que vengan muchos marineros o soldados".

Además, dijo que el reconocimiento de la Guía Robert Parker "es para sentirnos muy contentos y queremos compartirlo con Chiclana que, a partir de ahora, estará en muchas revistas del mundo", expresó el responsable de la bodega Manuel Aragón. "No obstante, somos muy inquietos y seguimos buscando nuevos proyectos con gente joven, no solo hombres, sino también mujeres", ha comentado Aragón, quien ha solicitado "unidad entre todos los bodegueros de la localidad, para así llevar el nombre de Chiclana a otros lugares gracias al vino".

La bodega El Sanatorio fue fundada por Pedro Aragón Morales, nacido en 1795. Continuando con la tradición familiar abre un pequeño lagar y bodega en el Callejón de Jerez, vendiendo su producción en las pequeñas tabernas de Chiclana y directamente al público en la misma bodega, a los jornaleros que pasaban por el Callejón de Jerez hacia las viñas cercanas.

Su hijo, Juan Aragón Ramos, hereda el lagar y parte de la solera, la amplía sin modificar la misma estructura del negocio, que sigue con su venta local. Tiene que pasar una generación más, Juan Aragón Saucedo, y llegar a Diego Aragón Periñán, nacido en 1896 cuando con la ayuda de sus 10 hijos le da un gran empuje a la bodega comprando una finca en la calle Olivo, próxima a donde sus antepasados empezaron, y más cantidad de viñas.

Su hijo, Manuel Aragón Baizán (1916), con la experiencia que adquiere en un negocio de vinos que su padre tenía en Cádiz y que él regentó un tiempo, es el que se decide por seguir con la bodega creando los cimientos de la que hoy es la empresa Manuel Aragón S. L. Bodega que, en su estructura, sigue igual que la que organizó su antecesor, aumentando sus zonas de venta y sus instalaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios