Que no estaba muerto, qué no

  • La chirigota de Sevilla 'Los herederos del conde de Salvatierra...' resucitan la séptima preliminar del certamen alentada también por el coro de Martínez Mora y el sorprendente y bien aprovechado tipo de 'No me ralles'

Comentarios 21

Vaya por delante que este Concurso es capaz de sacar lo mejor de un aficionado, de un crítico, de un periodista. Y lo peor. Vaya por delante que hoy he tenido un buen día, que se mascaba un noche complicada pero la sangre no llegó al río. Vaya por delante que me gusta este teatro, que adoro cada ribete de este telón y cada silla incómoda y forrada del patio de butacas. Pero, en serio, esto no es normal.

Repertorios incomprensibles, agrupaciones desafinadas, músicas sordas, intérpretes mudos. Indignante, sí, indignante para todo aquel que ame el Carnaval, que respete este coliseo, que venere nuestra fiesta. ¡Señores! Vamos a ponernos serios. Que en la calle también se canta a Cádiz, que también se disfruta y que con dos copitas casi todo se soporta.

A las tablas del Falla no hay que tenerles miedo pero sí respeto, sumo respeto. Para que este Concurso no muera, que después entre todos los mataron y él solito se murió.

Vaya por delante que, al final, el aliento de algunos chirigoteros y de los coristas han dignificado la noche. Que el conde de Salvatierra ha estado ahí. Y el coro de Paco Mora y el tipo simpático y bien aprovechado de 'No me ralles', la comparsita de La Pepa. Que no estaba muerto, qué no... Pero, cuidado, que hemos escuchado cosas que casi nos dejan en coma.

Consulte los vídeos y las crónicas de las agrupaciones que participaron en la sétima sesión de preliminares

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios