DOÑA CUARESMA

La crisis del Carnaval

El carnavalero nunca ha estado boyante, de eso no hay duda. De todas formas, para ensayar en un lavadero con humedad, vestir chándal del piojito y afeitarse una vez al mes y ducharse por el estilo tampoco hace falta mucho dinero. Pero en fin, que la crisis se ha notado ¡lo que faltaba! en el Carnaval. Si no, haga usted memoria de lo que llevamos hasta ahora de Falla.

Hay crisis en los tipos de las agrupaciones. Tanto es así, que Julio Pardo ha repetido un tipo de comparsista para vestir este año a su coro (y para los entendidos eso es un pelotazo, tiene guasa). Otra chirigota ha cogido doce monos de Astilleros y un delantal y se planta de esa guisa en el Concurso. Y Luis Rivero... ¿de qué van vestidos esos gachones? Espero que tenga más acierto con los penitentes del Despojado, por que lo que es la comparsa...

Crisis hay también en las letras. Los poetas gaditanos (me río yo de esto) no tienen más miras que meterse con la alcaldesa, la Duquesa de Alba (dos de las personas más respetables del momento, dicho sea de paso) y Falete. ¡Qué imaginación!

Y crisis en el vocabulario carnavalero. Los entrevistados no salen del bastinazo, pisha, de arte, un pelotazo y quillo. Sigan así. A ver si la crisis se agrava un poco más y termina de una vez por todas con el Carnaval. Igual así voto a Zapatero...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios