la fiesta toma la avenida principal Miles de personas asisten al desfile

Una cabalgata de homenaje al Doce

  • El cortejo más esperado de la fiesta grande gaditana mejora con respecto a ediciones anteriores y destacan las grandes carrozas con motivos constitucionales · Toque iberoamericano en los pasacalles

Comentarios 42

Pues no. No se notó. La crisis económica que sacude al Ayuntamiento de Cádiz y a medio mundo civilizado, que el otro medio ya llevaba en crisis desde su nacimiento, apenas si se percibió ayer en una cabalgata magna que superó a sus predecesoras en espectacularidad, originalidad de los grupos participantes y calidad de las carrozas, todas ellas con motivos relacionados con la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812. Esta circunstancia, y el nombramiento de la ciudad como Capital Iberoamericana del Carnaval, le dio al desfile un toque del otro lado del Atlántico que se comprobó sobre todo conforme avanzaba.

Porque lo cierto es que el inicio sigue siendo un maremágnum de grupos que se van mezclando poco a poco y en el que se adivinan a los más populares. Por allí se vieron a 'Los duendes coloraos', 'Los puretas del Caribe', ambos luciendo palmito orgullosos tras sendos primeros premios en el Concurso, a '¡Viva la Pepi!', a 'Ciudadano Zero', a 'Los hinchapelotas', 'Llámame jesús', 'De tienda en tienda' o 'La CNC'.

No obstante, la atención no sólo estuvo en el recorrido de los grupos, ya que antes de que la Policía Local y seis agentes a caballo de la Policía Nacional abrieran paso, se produjeron algunos altercados entre personas que querían atravesar por algunas bocacalles cercanas al Puerta del Mar y los ocupantes de las sillas colocadas por la organización. Incluso hubo algún que otro forcejeo entre unos y otros que se acabaron cuando los agentes pusieron orden.

La buena meteorología acompañó a que la afluencia de público fuera masiva desde mucho tiempo antes a que el cortejo se iniciara. La firma Cruzcampo, que estuvo presente con un gran autobús descapotable en las primeras posiciones y desde el que se lanzaban regalos (pelucas y gafas sobre todo), instaló varias carpas a lo largo de la avenida principal, siendo la más frecuentada la que se ubicó en la glorieta Ingeniero La Cierva.

Tras las charangas y las agrupaciones llegaron los clásicos gigantes y cabezudos, algunos con tantos años de Carnaval a sus espaldas como para tener ya el Antifaz de Oro, aunque, eso sí, en perfecto estado de revista. Les escoltaban la Banda de Música y Majorettes Ciudad de Murcia, contratada para la ocasión por el Consistorio. Pero quien destacó sobre todo por sus atuendos, más propios de carnavales canarios o brasileños, fue la comparsa de Cartagena 'Ipanema', que puso un toque de exotismo que nunca viene mal a la fiesta.

En lo que sí que se notó una mayor espectacularidad fue en las carrozas, si bien en 2011 ya hubo una progresión manifiesta. Ayer abrió el cortejo la titulada 'Libertad de expresión', en la que se ubicaron las candidatas a ninfas infantiles y en cuyos laterales se podían ver grandes réplicas de algunos de los diarios que surgieron a la sombra del Doce, como 'El conciso', recuperado por Diario de Cádiz y la APC gracias al patrocinio de la Junta de Andalucía, 'La pensadora gaditana' o 'El imparcial'.

La carroza Cádiz, Capital del Carnaval representó fielmente al Falla y desfiló comandada por un busto de Paco Alba, en un bello gesto de recuerdo hacia el padre de la comparsa.

Los más pequeños disfrutaron con la carroza Cumpleaños del Bicentenario, en la que viajaban algunos de sus personajes favoritos, como Tigger o Winnie the Pooh.

Hubo también pasacalles muy destacados, como un elefante hindú gigante del grupo ALC. También causó sensación una gran oruga luminosa que acompañaba un lucido conjunto de disfraces y, sobre todo, un gran dragón articulado a través de una grúa que manejaban entre tres actores y que luchaba cuerpo a cuerpo con un caballero mitológico. Genial, aunque poco carnavalesco.

Otras carrozas fueron El Cádiz del 1812, Guardia de la Constitución o la titulada Independencia y Libertad, que dieron paso a la carroza del Dios Momo, que estuvo precedida por el pasacalles La leyenda de los pueblos olvidados, a cargo del grupo Carros Foc Teatre. Las carrozas Un mismo sentir y Jardín de Libertad, en la que desfilaron la Diosa y las ninfas adultas del Carnaval 2012 cerraron una cabalgata que mejoró con respecto a otras ediciones. Según fuentes municipales, el presupuesto fue el mismo que el del año pasado, aunque esta vez se ve que se empleó mejor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios