Pedro Romero. 2008

"Para mí, el 'ánge' está en las charlas de la calle"

  • El coplero, que vive en Cortadura, añora el Barrio de Santa María, donde se crió

Comentarios 3

Leo, "pasional y de armas tomar", el mítico coplero Pedro Romero cumplirá 70 años el próximo 25 de julio. Desde su domicilio actual, en Cortadura, el gaditano nacido en el Barrio de Santa María compone "sus cosillas de Carnaval" y "mis colaboraciones para la prensa", dice antes de contestar a este particular tercer grado.

-Un recuerdo de la infancia.

-El respeto y el equilibrio que se vivía en mi familia. Mi padre era de ideología de izquierdas y mis tías, las que nos sustentaban, eran beatas de derecha. A pesar de eso nunca hubo conflicto. Mi recuerdo es el respeto y la comprensión.

-¿Chapas o canicas?

-Canicas, siempre. Jugaba mucho de pequeño.

-¿Té o café?

-Tengo prohibido los dos pero me quedo con el café.

-Entonces, ¿qué desayuna?

-Kellogs y cosas de niños chicos.

-Una razón para rebelarse.

- Muchísimas, pero sobre todo la injusticia social que vivimos en estos tiempos. Sólo hay que echar una mirada a lo que ocurre en el Tercer Mundo.

-Una de sus canciones favoritas.

-También tengo muchas... Pero me encanta Noches de blanco satén.

-¿Cuál es el último libro que ha leído?

-Todavía no lo he terminado pero estoy leyendo La masonería gaditana. Es un tema que no controlo mucho, pero por eso mismo lo estoy leyendo para saber quiénes eran y quiénes son.

-El paraíso es...

-Muchos lugares y estados de ánimo. Pero siempre aquí en la tierra. Desde luego yo no conozco a nadie que haya ido y luego lo haya contado.

-Y el infierno es...

-No existe. Creo que ya lo ha reconocido hasta el Papa. El infierno es un invento para asustar a los pobres. El que vio Santa Teresa sería el horno de pan que había debajo de su casa (ríe).

-¿Qué personaje histórico le hubiera gustado ser?

-Fleming porque gracias a él la humanidad camina mejor y se salvaron muchas vidas.

-¿Es una persona ordenada?

-No que va. Eso te lo digo del tirón. Ni doblo bien los calcetines. Hay veces que me pongo uno hasta al revés, o uno de cada clase.

-¿Es supersticioso?

-Tampoco. No creo en nada de eso de los gatos negros, ni lo de no pasar por debajo de una escalera. Creo que los pobres no nos podemos permitir ser supersticiosos.

-Se considera un fiebre de...

-Pues de nada. Ni siquiera del Carnaval, que para mí es un hobby con el que disfruto, sobre todo, por la profundidad de las letras que se escriben.

-¿Cuál es su rincón favorito de Cádiz?

-Desde La Caleta, a La Alameda, pasando por el Parque Genovés y, por supuesto, la playita de las Mujeres, de Santa María.

-Y, ¿qué tal en Cortadura?

-Es un sitio muy tranquilo y aburridísimo. Añoro mucho mi Barrio de Santa María. Cortadura es un barrio que puede encontrarse en otro lado, es un barrio de una ciudad moderna. Sin embargo, el ambiente que uno encuentra en un casco antiguo es único y especial.

-¿Donde vive el 'ánge'?

-Para mí, el ánge está en las charlas de la calle, en el idioma coloquial. El ánge que te digo es arte, ingenio e ingenuidad. Esa ingenuidad que a veces encontramos en barrios del casco antiguo como los que le decía antes. Prefiero esa espontaneidad al chiste o el humorista. Bueno, Charlot era Charlot.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios