Desde un planeta lejano

Perdón

Comentarios 9

Si me he excedido en mis comentarios sobre Julio Pardo, si no se me ha entendido bien o si él se ha sentido ofendido entono el mea culpa y pido perdón. Lamento profundamente haber podido ofender a ese gran hombre, a ese prócer del carnaval, a ese laureado autor, a ese insigne ciudadano, a ese ilustre vate y querido convecino que la envidia y los celos no le han convertido en pregonero todavía, como ha sido reconocido este carnaval. Si dije antes que es un hombre de derechas o de extrema derecha rectifico: es un hombre progresista de toda la vida, un líder de la clase obrera, un filántropo, una persona solidaria que siempre ha destacado en su lucha por las clases desfavorecidas, que jamás se acercó al poder. Como dicen "Los que no se enteran": o yo no me he explicao o tú no te has enterao. ¿O no? Desde que fue alumno de medicina destacó por su entrega a los demás. Seguro que si hubiera obtenido el título de médico la situación de la salud en la ciudad de Cádiz sería mejor que la actual, con la calamitosa gestión de los socialistas. De la misma forma que el paso de Julio Pardo por la tuna de la facultad fue un revulsivo para esta anquilosada institución que desde entonces dejó de ser un grupo machista y pasó a convertirse en una institución avanzada. De ahí dio el salto al carnaval y la huella ha sido indeleble, desde 'Los Aspirinos' a 'El Batallón de la Libertad'. No seré yo quien diga lo contrario: innumerables premios, distinciones y reconocimientos de todo tipo avalan su trayectoria. En el momento de auge del Partido Socialista en la ciudad su bondad consintió que se aprovecharan de él dirigentes de este partido que tuvieron acomodo en su coro, como el infausto Salvador Domínguez. Si luego hizo músicas para Canal Sur no tiene nada que ver con la participación de este gobernador civil y luego dirigente de la RTVA como miembro de su grupo, fue sólo el talento que como ha recordado Doña Cuaresma él tiene y yo no. La Divina Providencia tiene esos caprichos, que le da a algunos lo que a otros nos niega. Lleva años conduciendo su coro con una honradez acrisolada.

La irrupción de Salvador Domínguez en el coro de Julio Pardo permitió, a la postre, que su talento musical le permitiese dejar su puesto en la Delegación de Hacienda. El gran autor de coros ha podido dedicarse de manera profesional a componer y a gestionar eventos musicales. El tiempo ha hecho que Julio Pardo viera la realidad de que quienes se acercaron a su coro desde el PSOE eran unos interesados que querían aprovecharse, así que encontró la amistad sincera de otros dirigentes del PP que ahora le alaban de manera franca y desinteresada aunque eso no le impide gestionar eventos y contratos de otras administraciones vinculadas a los socialistas: así es su espíritu tolerante y solidario. Desde entonces Pardo ha encontrado destino para su pluma y clava sus certeros dardos en la indigna política del PSOE, de manera especial en Manuel Chaves, que no tiene vergüenza, como nos ha cantado este año, por tener poco patrimonio, ya que lo tendrá escondido. Lamento haber equivocado mis críticas .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios