La Niña, la capitana del Carnaval

  • La cantante isleña ataca a las tropas de los malages con una artillería pesada formada por coplas de Carnaval y flamenco en una brillante y distraída proclama reforzada por Manu Sánchez y Palomar

Comentarios 24

Que no. Que no pueden con la Niña. Fogonazos de cajones flamencos contra los fusiles; batallones de gaditanos contra los malages; artillería de coplas contra las batucadas; pellizco flamenco contra las bombas... Que no. Que el emperador Fueraparte no puede contra la Capitana del Carnaval, la pregonera Niña Pastori que anoche abordó una proclama brillante, entretenida y muy rítmica donde el duende del flamenco y el compás carnavalero se aliaron para derrotar a todos aquellos que osen destruir Cádiz. Un buen pregón, es más, un muy buen pregón.

El asedio francés, cómo no, sirvió de telón de fondo, de lienzo en el que colorear la chufla, el ánge, la guasa en este recién nacido Carnaval 2012. La cantante isleña se convirtió en la Capitana de una tropa guiada por el comandante Palo, el cantaor David Palomar, y un plantel exquisito de músicos, con Chaboli a la cabeza, que plantaban cara desde las barricadas al emperador Fueraparte, un Manu Sánchez transmutado en un Napoleón desangelado que quería invadir Cádiz a toda costa.

La plaza de San Antonio, a la que acudieron alrededor de 20.000 personas (según fuentes municipales), se convirtió en campo de batalla. El tiroteo resonaba desde las azoteas donde se colocaron efectivos de, al parecer, la guardia salinera que apretaban sus fusiles al mismo tiempo que la percusión rugía desde el gran escenario. La Capitana, con un vientre que anuncia una inminente nueva vida, lucía hermosa, valiente, guerrera y muy gaditana, tocada en azul y amarillo. En medio de la escena se presenta con las chufillas La Niña: "Yo soy la niña de Cadi, la capitana de esta guerrilla". "Pa tu escuadrón de malages tengo yo por las esquina un batallón de gracia fina". Le canta a Fueraparte que minutos antes había leído su manifiesto de asedio a la ciudad con un acento francés que no le abandonará en toda la noche y con buenos golpes con los que se ganó al público: "Ojú Cadi, que de gente. A ti lo que te hace falta no es un segundo puente, es una segunda planta".

Niña Pastori no se amilana y presenta pelea con "un batallón de flamencos cargao de soniquete". Así lo demuestran María, Anabel, Claudia, Rosi, Toñi y Sandra, que vestidas a la manera gaditana del Doce, le hacen los coros a su comandante en jefa. El Carnaval, cómo no, está presente con ese duelo dialéctico y rimado (como todo el pregón) entre Niña Pastori y Manu Sánchez. Mientras que Fueraparte le pide rendición, de manera insistente, y el comandante Palo le insta a que no, ella duda a la manera de 'Ser o no ser': "Unos me dicen hazlo, otros que no lo haga... y al final yo hago lo que a mí me da la gana". De esta forma, Niña Pastori contestaba a los ataques del invasor con los estribillos de chirigotas como 'Los Profesionales', 'Viva la Pepi', 'Los Aleluya', 'El que la lleva la entiende' o 'Los últimos en enterarse'. Todos coreados con ansia por los asistentes (el último, sobre todo, ya saben, innnnnn...)

La Capitana manda un comunicado donde presenta batalla. Un discurso que canta Palomar y que pertenece a su discografía, el tanguillo Franchuti fanfarrón. Olé los que cantan Cádiz.

Entre tanto compás y ánge llega uno de los momentos más emotivos de la noche. María (no olvidemos el nombre de Niña Pastori) se acaricia su vientre preñado de vida y le habla. "No te preocupes vida, que cuando todo esto acabe tendrás un Cádiz tan lindo como el que tuvo tu madre"... Tras unos cuantos versos más, el hermoso pasodoble Eras casi nada de aquellos 'Entre tu brazos, de Martínez Ares, suena en la voz de la cantaora con mucho gusto y pellizco.

El propio Niño terrible, el Niño pirata, Antonio Martínez Ares, sale a escena para brindar su apoyo a la Capitana en su noble empresa de recuperar Cádiz. Fueraparte contraataca con más fuego pero a la Niña no le faltan apoyos entre los copleros. 'Se acabó el cuento', la comparsa de Antonio Martín, reparte estopa con su presentación.

La Capitana y el comandante leen los partes de guerra donde salen a relucir los rincones más señeros de nuestra tierra y contados en nuestro idioma: ".., del tirón les dijimos dejarse ya de pamplinas, najarse ya saboríos, arrevuelve por la esquina tira por donde has venío que yo estoy al liquindoy de to lo que pasa en Cai se que ha hecho tú el que ha dicho que somos unos juslais...". Y un barquito, un barquito que no es enemigo, un barquito que más típico no lo hay, más blanco ni más bonito en toito el muelle de Cai. María canta El Vaporcito.

La poesía rebelde, la crítica y los versos de altura también están presentes en esta proclama. Juan José Téllez, Chipi (cantante de La Canalla) y José Chamizo encarnan a tres liberales que con su discurso combativo apoyan la guerra de Niña Pastori y a un Cádiz del que muchos confunden "tu careta con tu rostro de real".

Canto a la libertad. Y por rumba. Libre, libre con una adaptación muy gaditana pone a bailar a la plaza de San Antonio. Un tema que la Niña Pastori canta con arte y donde recuerda a los países iberoamericanos: "Perú, presente, Chile, presente, Argentina, presente...".

Que siga el cante. Junto con 'Se acabó el cuento' María interpreta el pasodoble Hace ya cuatro meses que cantara 'A fuego vivo'. Y que sigan los apoyos. Desde la pantalla, que durante toda la noche ha proyectado lienzos referentes al Doce e imágenes de Cádiz, distintas personalidades prestan su colaboración a la empresa de la Capitana. Los cantantes Malú y Alejandro Sanz (se desata la locura), el deportista Sergio Ramos, que dice que cuente "con el ejército de la Roja", y la bailaora Sara Baras, con bellas palabras para los flamencos gaditanos desaparecidos y con una coreografía para la ocasión, hablan a Niña Pastori desde el plasma.

La Capitana exige la rendición al emperador que vuelve a atacar con cositas de ánge y con artillería. Pero Niña Pastori manda a su ejército, el coro, cantando por alegrías y a la bailaora Claudia Cruz dejándose la piel con la danza de nuestra tierra.

Tras un pequeño traspiés con el texto, que Manu Sánchez resuelve con solvencia, Niña Pastori se erige vencedora de la batalla y al emperador no le queda otra que sacar bandera blanca. Cai, suena Cai, uno de los temas más emblemáticos de la cantante que lo regala al pueblo de Cádiz con mucha emoción, cerrando sus ojos, con la garganta clara. Me quedaría con esa imagen del pregón que luego terminaría por fiestas. Pero yo me quedo con la Capitana cerrando los ojos, agarrándose el vientre, cantando Cai.

Etiquetas

más noticias de CARNAVAL Ir a la sección Carnaval »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios