Desde la pampa

Falta valentía

PUEDE que el título de este artículo haga pensar en la decisión del jurado, y en la falta de valentía que en algunos casos, en no pocos años, se les ha achacado. Pues bien, nada más lejos de la realidad, aun teniendo algo que ver con dicha decisión, no está dedicado a ellos este artículo.

Supongo que desde que existe el concurso existen las decepciones con el mismo, y sobre todo las polémicas en torno a las decisiones que el jurado toma en última instancia. Pero en los últimos años, parece que el patalear y alzar la voz ante lo que creemos una injusticia o una persecución hacia nuestra persona, da muchas opciones a ser recompensado en concursos posteriores para compensar y justificar anteriores decepciones.

Este año no es una excepción, y una vez más, volvemos a escuchar declaraciones lamentables en torno al concurso y los miembros del jurado. Con esto no pretendo defender a nadie, cada uno debe asumir las consecuencias de sus actos, y el jurado no va a ser menos pero, de ahí a dejar en entredicho la imparcialidad del concurso una y otra vez, va bastante.

Tengo claro que si creyera que soy la víctima ideal para dejar fuera cuando no caben todos, o que esto se ha convertido en un concurso de viejos y mafiosos, no iría a concursar ya que si voy, demuestra la poca coherencia que existe entre mis palabras y mis actos.

No comparto ni mucho menos el fallo del jurado, y eso lo digo ahora, y lo seguiré diciendo pero, probablemente cuando me han favorecido habría quien no estaba de acuerdo con ellos.

Lo peor de todo esto es que realmente consiguen sacar crédito de tanta polémica y es probable que sus agrupaciones sean valoradas con mucho mimo en venideros concursos, pruebas existen de otros grupos y autores que lo han conseguido.

En definitva, falta valentía para asumir las decisiones del jurado, o bien para aceptarlas o bien, para dejar de concursar si realmente pensamos que algo huele a podrido. Yo seguire asumiendo el fallo cada año, a pesar de que es evidente que no es algo que me ayude en nada, pero tengo claro que mi dignidad vale mucho más que un premio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios