Los usuarios y vecinos de Varela exigen más vigilancia en el parque

  • La plaza anexa al chalet del general gaditano será la quinta que se valla, una vez que el Ayuntamiento proceda a su cerramiento dentro de dos meses para evitar su uso como dormitorio de indigentes

Comentarios 10

María era una de las visitantes más asiduas del "parquecito de Varela", como ella misma lo llama. A sus cinco años, en una de sus infantiles aventuras junto a sus amigas hizo un peligroso hallazgo: una jeringuilla usada con rastros de sangre. El macabro tesoro estaba escondido bajo la arena de uno de los banquitos del parque. A la pequeña María no se le ocurrió otra cosa que hacerse con la herramienta sanitaria, no usada precisamente para sanar sino todo lo contrario, y llevársela a su madre.

Según denunció a este periódico la progenitora de María, la llevó urgentemente al centro sanitario más cercano para cerciorarse de que su hija no corría peligro de contagio al haber tenido contacto directo con la jeringuilla manchada de sangre. "Y eso ocurrió en un parque en el que los principales usuarios son niños pequeños. Increíble", afirma Ana, la asustada madre de María.

La ausencia casi total de cuidados y de vigilancia ha llevado a los vecinos y paseantes del lugar a denunciar el mal estado de mantenimiento y vigilancia de estos jardines ubicados junto al chalet del general Varela, en la calle Juan Ramón Jiménez.

Y la presencia de drogadictos no es la única indeseable porque es más que habitual encontrarse varios de los bancos existentes en el lugar a indigentes dormitando. "Y lo peor no es que duerman sino que no es la primera vez que presenciamos cómo lavan su ropa en la fuente y la tienden en los respaldos de los bancos. Y no es precisamente su uso ideal".

Precisamente para evitar su mal uso y que se conviertan en dormitorio nocturno para indigentes, el Ayuntamiento procederá en cuestión de dos meses a vallar la zona, convirtiéndose así en la quinta plaza vallada de la capital después de San José, Carlos Díaz, Reina Sofía y los jardines de Varela.

Hoy lunes acaba el plazo para la presentación de ofertas por parte de las empresas que quieran llevar a efecto las obras de cerramiento de la plaza. Y según los plazos habituales, en cuestión de dos meses , Varela podría convertirse ya un nuevo espacio cerrado.

La intención del Ayuntamiento es vallar todo el perímetro del lugar a excepción de sus tres entradas con una reja artística con elementos de forja usando como anclaje para la misma el muro de hormigón armado ya existente.

Las tres entradas contarán con sus correspondientes puertas que se cerrarán una vez que llegue la noche al igual que ocurre en el resto de plazas valladas de la ciudad.

Hace unos meses ya se procedió al minivallado de los jardines que integran este parque ubicado a los pies de la Avenida principal para que los niños no practicaran sus juegos sobre el poco césped existente.

Una suma de 94.408 es el presupuesto designado por el Ayuntamiento para colocar la reja en la zona ajardinada de Varela. El objetivo, intentar evitar el descuidado aspecto que cada mañana presentaba el lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios