L Adjudicación de pisos para jóvenes

El sorteo de Navidad llega por adelantado y con "cuponero galáctico"

  • La alcaldesa anuncia que el proceso de la siguiente fase de pisos para jóvenes se iniciará durante el primer trimestre del próximo año · El sorteo de las cincuenta viviendas, realizado en el Palacio de Congresos, transcurrió sin sobresaltos

Comentarios 0

Lola se plantó en la puerta del Palacio de Congresos a las ocho de la mañana; durante media hora, fue la única que esperaba para entrar en el sorteo de 50 viviendas, hasta que media hora después llegó María Auxiliadora. A las nueve y cinco, ambas aspirantes se habían hecho amigas mientras aguardaban a que abrieran las puertas de la antigua Fábrica de Tabacos. Los nervios y el temor de que los 1.432 aspirantes a conseguir estos pisos completaran el aforo del salón justificaron el madrugón y el frío que pasaron, pero el salón de actos no llegó a llenarse y a las nueve y media, cuando se inició el proceso, quedaban bastantes butacas vacías.

En el auditorio del Palacio de Congresos se había colocado una mesa, donde se podía leer "El Ayuntamiento de Cádiz apuesta por los jóvenes". A su derecha estaban los dos bombos, uno más grande, el del cupo general, por el que accedían al sorteo 1.430 personas, y otro más pequeño, el de movilidad reducida, que recibió las bolas correspondientes a los dos únicos aspirantes. A la derecha, una pantalla dispuesta para mostrar la imagen de la bola que saliera del bombo y el nombre del afortunado.

Pasadas las nueve y media, la alcaldesa, Teófila Martínez, inició el proceso con unas palabras de ánimo a los presentes, en las que lamentó que la falta de suelo impidiera hacer pisos para todos los que los solicitaban. La empresa municipal de vivienda, Procasa, ha sorteado ya un centenar de pisos en el casco histórico dentro del programa de acceso diferido a la propiedad para jóvenes, en las dos primeras fases. Esta tercera cuenta con otro medio centenar, una de ellas reservada para minusválidos.

El teniente de alcaldesa delegado de Vivienda y presidente del consejo de administración de Procasa, Juan José Ortiz, explicó cómo se realizaría el proyecto y pidió que saliera un voluntario de entre el público para coger las bolas. Como un niño de San Ildefonso, pero sin cantar los números. El voluntario, el padre de una de las aspirantes que esperaba junto a la puerta de salida, subió a la tarima y pudo ver en primera fila cómo las encargadas de los bombos introducían las 1.430 bolas del cupo general en el bombo, cómo este daba las primeras vueltas y salía el primer número, el 203, que dio un piso a Ana María Cañizar Palacios.

El bombo fue dejando tras de sí un rastro de agraciados y, a medida que iban cayendo y el voluntario se los entregaba al notario que velaba por la limpieza del proceso, Ramón de Cózar, los rostros se veían más tensos. Entre los que ocupaban la sala, además de jóvenes, había familiares de los solicitantes y también representantes vecinales de los barrios donde se ubican estas viviendas.

A diferencia de otros sorteos, no se vieron grandes expresiones de alegría; abrazos y alguna que otra lágrima, tras la que empezaban a funcionar los teléfonos móviles, fueron las reacciones más comunes entre los que veían aparecer su nombre en la pantalla.

Tras los 49 agraciados salieron los números que designaron a los 49 reservistas, y a continuación se introdujeron en el bombo del cupo de movilidad reducida dos bolas, en un sorteo que se podía haber hecho a cara o cruz. Poca gente se quedó para ver girar el bombo pequeño: la mayoría se fue. De los dos jóvenes que participaban en el sorteo por esta vía, el agraciado fue Miguel Ángel Resuelo, mientras que Alicia Rodríguez se quedó como reservista. El proceso culminó sobre las diez y cuarto.

203

más noticias de CÁDIZ Ir a la sección Cádiz »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios