El sector de la Construcción expone en Cádiz su 'Black Mirror'

  • Las empresas explican sus avances en nuevas tecnologías y la aplicación al ladrillo de la robótica, drones, inteligencia artificial...

Un momento de las jornadas celebradas ayer en el Palacio de Congresos de Cádiz. Un momento de las jornadas celebradas ayer en el Palacio de Congresos de Cádiz.

Un momento de las jornadas celebradas ayer en el Palacio de Congresos de Cádiz. / joaquín hernández 'kiki'.

La burbuja inmobiliaria barrió del paisaje las grúas... y puede que no vuelvan. Pero no porque no vaya a volver la construcción, que está mostrando un ligero repunte. "Un dron puede transportar un misil, ¿cómo no va a poder transportar un palé y convertir en historia las grúas torre?", se preguntaba Juan Mellado, responsable de proyectos en Andalucía Occidental de Cosentino. Robótica, ciberseguridad, inteligencia artificial, realidad virtual, big data, nanotecnología... Conceptos que antes de la burbuja sonarían a la más absoluta ciencia ficción y que hoy forman parte del lenguaje común. También del sector. "Los márgenes cada vez van a ser más escasos y necesitamos tecnología asequible para poder reducir costes a medio plazos", afirma Alberto Lapeña, responsable de TI de FCC.

Porque los constructores de la provincia se reunieron ayer en el palacio de congresos de Cádiz, convocados por su Federación, FAEC, para intercambiar proyectos e ideas tendentes a resolver el nudo gordiano de su post-apocalipsis: cómo volver a ser rentables en un mercado escaso que no está dispuesto a asumir los precios pasados. "Hoy en día -insistía Lapeña- es más barata la mano de obra que un brazo robotizado, pero a corto plazo esa mano de obra será rentable cuando sea capaz de asimilar nuevos conceptos".

Víctor de Ávila, director general de estrategia y desarrollo corporativo de Sacyr, contó la experiencia que están llevando a cabo en su firma para localizar "el factor humano innovador". Lo han llamado Da Vinci Digital, un programa que identifica quiénes son los trabajadores más capacitados para la innovación y lo digital. Automáticamente estos trabajadores, que suelen ser los más jóvenes, se convierten en champion y su tarea es ser mentores de aquellos menos capacitados para las nuevas tecnologías, que suelen estar en los cuadros directivos, por lo que podremos ver cómo un novato se puede convertir en mentor de un presidente de un consejo de administración.

Porque si una palabra se repitió ayer hasta la saciedad en este foro profesional fue la palabra "formación". Para Jorge Gamiz, director de mantenimiento y conservación de infraestructuras de Sando, "puedes gastar mucho dinero en comprar los mejores programas, pero si no formas a tu gente para esa herramienta estás tirando el dinero. Y formar no hay que apuntarlo en el capítulo de costes, sino de inversión".

Y al hablar de formación, en opinión de Juan Mellado, se entiende desde el primero hasta el último. "Posiblemente no lo vayamos a ver de un día para otro, pero sabemos que hay impresoras en 3-D que podrán levantar muros de hormigón. Estas tendrán que se programadas y no necesariamente tendrá que hacerlo el arquitecto. El futuro trabajador de la construcción estará familiarizado con las nuevas tecnologías".

Edgar Lagos, responsable en Andalucía del departamento BIM de Typsa, está convencido de que con un correcto uso de las nuevas tecnologías la construcción puede encaminarse hacia una estandarización que haga prever errores, saber cómo sortear dificultades en un menor tiempo y "podremos conseguir que los costes de producción en nuestro sector se reduzcan a la mitad". Es el futuro que ya está aquí, el 'black mirror' del palustre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios