L La otra realidad empresarial de la provincia

"El aumento progresivo de concursos de acreedores en Cádiz es preocupante"

  • Entre marzo y diciembre de 2007 se presentaron al Juzgado de lo Mercantil 19 solicitudes de concurso de empresas gaditanas y, en este mes, ya van cinco. El sector de la construcción es el más afectado

Comentarios 5

A pesar de llevar varios años en el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz, Nuria Orellana se ha dado a conocer a raíz del proceso concursal declarado tras el cierre de la factoría de Delphi. A pesar del interés de este capítulo judicial, el hecho de que el proceso aún continúe abierto impide a esta magistrada comentar algo al respecto. De hecho, a día de hoy, el procedimiento se encuentra en fase de impugnación del informe de la administración concursal interpuestas tanto por ex trabajadores eventuales (algo más de 200) como por acreedores. En total, unas 280. Sin embargo, los procedimientos concursales no sólo afectan a Delphi. La jueza de lo Mercantil de Cádiz lo explica.

-Desde que surgió el conflicto con Delphi, medios de comunicación, sindicatos, trabajadores y políticos hablan de la declaración concursal y el procedimiento concursal. ¿Por qué una empresa decide recurrir a este sistema?

-Nuestra legislación concursal estaba ciertamente obsoleta y era muy dispersa, por lo que los concursalistas venían tiempo demandando la reforma. Tras entrar en vigor la Ley Concursal (septiembre de 2004) entraron en funcionamiento los Juzgados de lo Mercantil. Conforme a dicha regulación, contestando a su pregunta, para que una empresa pueda solicitar la declaración de concurso de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil debe estar en situación de insolvencia, es decir, cuando no pueda cumplir regularmente sus obligaciones, o es lo mismo, cuando no pueda pagar a sus acreedores. No obstante, hay empresas (normalmente pequeñas), que se limitan a cerrar y desaparecer del domicilio, dejando acreedores sin cobrar.

-Está proliferando la presentación de solicitudes de concurso a nivel individual. ¿También en la provincia de Cádiz?

-Bueno, el concurso del consumidor, que es como se está denominando, está proliferando no sólo en Andalucía sino a nivel nacional, dependiendo de las zonas. Ya hay presentadas unas 250 solicitudes de familias en toda España. Según las estadísticas, en el tercer trimestre de 2007, 20 han sido concursos de personas físicas sin actividad empresarial, lo que supone un aumento de un 233 por ciento respecto al tercer trimestre del año anterior. En todo 2006, 53 personas físicas sin actividad empresarial fueron al concurso. El primer caso de declaración de concurso de una familia se produjo en Cataluña, al comienzo de la entrada en vigor de la Ley. En Cádiz, tan sólo se han presentado dos solicitudes. Una al inicio de la entrada en vigor de la Ley, de un pensionista, que no llegó a declararse porque no se subsanó un defecto que incidía en la competencia territorial de este Juzgado. Y la segunda, más recientemente, en este mismo mes, y se encuentra en fase de admisión, aún no ha sido declarado el concurso.

-¿Qué ventajas e inconvenientes tiene que un ciudadano acuda a esta vía?

-La declaración de concurso supone como regla general la suspensión de ejecuciones seguidas contra el patrimonio del concursado, incluidas las hipotecarias (estas últimas se someten a un plazo de espera de un año), y también se suspende el devengo de intereses. Por otra parte, permite llegar a un acuerdo con los acreedores para obtener una rebaja de los créditos y/o un aplazamiento. Asimismo le permitirá llegar a un acuerdo con los acreedores para conseguir reducir el importe de los créditos o aplazarlos. Estas son las ventajas. Pero también tienes sus inconvenientes. El proceso concursal conlleva una serie de gastos (abogado, procurador, gastos de publicaciones en boletines oficiales y periódicos...) Y por otra parte, es necesario que se llegue a un acuerdo con los acreedores, ya que de lo contrario, se procederá a la liquidación de los bienes y a su venta. Además el deudor queda limitado en las facultades de administrar y disponer libremente de sus bienes.

-¿Y a nivel empresarial? ¿Se han presentado muchas solicitudes de concurso que su Juzgado esté tramitando?

-El concurso de empresas es mucho más frecuente. En España, más de un 90 por ciento de los concursos que se presentan son de sociedades. Y Cádiz, no es una excepción, siendo superior el porcentaje. Casi todos son concursos de sociedades mercantiles. A la fecha actual, se han presentado desde septiembre de 2004, 51 concursos de acreedores. Pero lo preocupante es el incremento progresivo de los mismos, cada vez más acentuado. Le pongo un ejemplo. Hasta marzo de 2007, es decir, en dos años y medio, se habían presentado 27 solicitudes de concurso. De marzo a diciembre de 2007 se presentaron 19 solicitudes. Y en lo que llevamos de mes se han presentado ya 5 solicitudes. El sector de la construcción es el más afectado.

-¿Qué explicación puede tener?

-En mi modesta opinión, el incremento de asuntos en los últimos meses está directamente relacionado con la crisis del sector de la construcción y con la subida de los tipos de interés. Yo pienso que el Juzgado de lo Mercantil funciona como una especie de barómetro de la crisis económica.

-Es conocida la escasez de medios humanos y materiales que padecen muchas sedes judiciales en la provincia. ¿También ocurre lo mismo en lo Mercantil?

-Sí, claro. El principal problema en materia de medios personales es la escasez de plantilla con la que se constituyó. Los tres Juzgados de lo Mercantil de Andalucía (Sevilla, Málaga y Cádiz), empezaron a funcionar con sólo cinco funcionarios, y si bien esa plantilla era inicialmente suficiente, se ha revelado absolutamente insuficiente. No obstante, tengo que decir que los refuerzos que he solicitado a la Delegación de Justicia de Cádiz han sido atendidos, lo que ocurre es que no hay personal en las bolsas de interinos, y las bajas y refuerzos se cubren con personal del SAE, sin experiencia, lo que supone un periodo de aprendizaje, que podría reducirse con cursos previos. Me gustaría comentar como Juez Decana, que quedan muchas deficiencias de las nuevas sedes del Carranza por solucionar, como son las salas de vistas penales, problemas de temperaturas, ubicación del Registro Civil, seguridad del edificio, etc. Asimismo, la ubicación e instalaciones del Juzgado de Menores no son adecuadas, y son necesarios aparcamientos en San José, y archivos en todas las sedes. No obstante, confío en que se le dé una pronta solución a todas estas deficiencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios