Un tramo de playa de La Victoria se cerrará en plena temporada alta

  • La Junta va a acometer las obras del aliviadero de pluviales junto a la muralla de Cortadura a principios de julio y dos días en agosto · El Ayuntamiento se opone y muestra su malestar

Un tramo de la playa de Cortadura va a estar cerrada al público en plena temporada alta, concretamente durante una semana a principios de julio y dos días en agosto. Este hecho ha provocado la indignación y el malestar por parte del Ayuntamiento.

El motivo es la instalación por parte de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza del Agua, del tramo marino del aliviadero de pluviales de Cortadura, con la que se pondrá una conducción con salida al mar de más de 420 metros de longitud.

Estas obras llevaban tiempo ejecutándose y sólo quedaba el tramo marino. Sin embargo, según fuentes de la propia Consejería de Medio Ambiente, la ejecución del mismo se ha retrasado al tener que ampliar el estudio batimétrico inicial del proyecto "al encontrarse una barra arenosa de nueva formación frente a la salida del aliviadero, justo en la zona por donde accederá la draga".

La Junta justifica la ejecución de esta obra en plena temporada alta porque el verano "es la época idónea para la instalación de la tubería por las condiciones climatológicas". En este sentido, señala que es necesaria una maquinaria específica para realizar los trabajos en el mar.

La planificación de la obra prevé que la zona afectada se señalice con boyas de marca en un ancho de 180 metros en el tramo marítimo y cierre al público de una superficie de 50 metros de ancho.

La parte que estará cortada durante esos días será el tramo terrestre situado delante de la salida del aliviadero para preparar la tubería que se va a instalar en el medio marino una vez que se drague la zona en cuestión. El resto del tiempo sólo afectará el tramo marino donde se desarrollarán los trabajos de apertura de zanja, colocación de tubería y cerramiento.

Mientras tanto, el teniente de alcaldesa del Área de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Cádiz, Ignacio Romaní, mostró su malestar por la obra y aseveró que el equipo de Gobierno se opone al desarrollo de las mismas. Romaní dijo que la Junta se había comprometido a terminarlas el 10 de junio y "ni siquiera en eso han cumplido". Así, añadió que unos trabajos de estas características influyen mucho en la imagen turística y en el alto nivel de servicios que se ofrece. El edil popular entiende que "un movimiento de tierras como este hará que el agua se enturbie y eso no nos lo podemos permitir".

En este sentido, afirmó que se le ha pedido por escrito el inicio de las obras y que a partir de ahora harán una queja formal para hacer que las obras se trasladen a finales de septiembre o a principios de octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios