El pabellón de Mirandilla podría comenzar a construirse en enero

  • El centro lasaliano espera que sus alumnos puedan hacer deporte en el cercano colegio público Campo del Sur durante el año y medio que durarán las obras. El nuevo proyecto estará listo en un año y medio

Comentarios 4

Un año después de aprobarse el anteproyecto en Junta de Gobierno Local, el Ayuntamiento ha comenzado a mantener contactos con el colegio La Salle Mirandilla para la construcción de un nuevo pabellón deportivo que sustituya al actual, que prácticamente no reúne las condiciones necesarias desde que el anterior gobierno socialista lo entregara al centro como contraprestación al derribo del pabellón polideportivo Hermano Vicente, 'sacrificado' entonces para ampliar la carretera del Campo del Sur. Los técnicos municipales han elaborado recientemente el proyecto básico de una nueva instalación que cuenta con un presupuesto de 2.262.199 euros y un plazo de ejecución de 18 meses.

El Ayuntamiento estima que las obras podrían iniciarse en enero de 2009 y finalizar en el verano de 2010. En ese periodo, los alumnos de La Mirandilla se verían obligados a practicar deporte en otras instalaciones. El director del colegio lasaliano, Sebastián Castro, asegura tener la promesa municipal de mediar para que la Delegación Provincial de Educación permita a los escolares utilizar las pistas deportivas del colegio público Campo del Sur, la opción más cercana y viable.

Sebastián Castro considera "vital" que se cumplan las fechas previstas para que el pabellón pueda ser usado en el curso escolar 2010-2011. "No queremos que se repita la historia de las actuales pistas, que tardaron cinco años en construirlas", apunta el director. La tardanza en la construcción de este equipamiento no estuvo en consonancia con la calidad de la construcción. Desde entonces, Mirandilla viene sufriendo unas instalaciones inadecuadas, con medidas de la pista de juego que no son homologadas para competiciones oficiales, desagües en mal estado y materiales dañados por la humedad y salinidad debido a la cercanía del mar. Aunque en un principio el acuerdo al que llegó el centro con el equipo de gobierno socialista contemplaba una subvención anual para labores de mantenimiento de las pistas, lo cierto es que la promesa cayó en saco roto y desde entonces es el personal del centro el que adecenta el pabellón dentro de sus limitaciones económicas. Sebastián Castro recuerda la labor social del centro prestando gratuitamente las instalaciones a ONGs y cofradías y entidades del barrio de Santa María para celebrar maratones de fútbol-sala con los que recaudar dinero. Por ello, Castro estima que hasta que el nuevo pabellón no sea una realidad, el Ayuntamiento debería hacerse cargo del mantenimiento del actual.

El nuevo proyecto complace a la dirección del centro. "Es una ventaja que sea un pabellón cerrado y esperemos que cuente con unos vestuarios decentes y buen material, ya que no sólo será utilizado por los escolares. Es un pabellón para el barrio", comenta el director. Según el proyecto municipal, sobre el pabellón se construirá un paseo elevado siguiendo la pauta marcada por la iniciativa 'Entre Catedrales' del arquitecto Campo Baeza. La zona deportiva estaría acristalada e iluminada de noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios