"A las mujeres nos toca la mitad de la tierra y del poder económico"

  • La periodista Carmen Sarmiento intervino en el ciclo de la Comisión del Bicentenario

"Mao Tse Tung dijo que las mujeres tienen la mitad del cielo, pero los que nos toca es la mitad de la tierra y del poder económico", así culminó la periodista Carmen Sarmiento su conferencia sobre La mujer y los derechos humanos, que llenó de personas, casi mayoría absoluta de mujeres, el salón del claustro de la Diputación.

María Luisa García, gerente del Consorcio para la Conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812, organizadora del acto, presentó a la conferenciante, a la que calificó de mujer comprometida y feminista, y calificó de apabullante la relación de premios que ha recibido en sus 35 años de ejercicio profesional, destacando los concedido por colectivos de mujeres.

También intervino Carmen Chico, que conoció personalmente a la periodista en la Conferencia de Naciones Unidas sobre la Mujer celebrada en Pekín en 1995 y ha gestionado su presencia en Cádiz, que mostró su satisfacción por el acto.

Sarmiento comenzó diciendo que había nacido en Madrid, pero que su padre era sevillano y su madre jiennense, por lo que sentía vinculada a Andalucía, para añadir que Cádiz era el mejor lugar para desarrollar su conferencia, "porque aquella primera Constitución ya defendía derechos de los que voy a hablar".

Luego recordó que se conmemoraba el 60 aniversario de la declaración de los derechos humanos, "mientras que millones de seres humanos, sobre todo mujeres, aún no los disfrutan".

Alternando la palabra con secuencias de sus programas televisivos, citó primero el derecho a la vida, poniendo como ejemplo los 36 años de guerra que vive Guatemala, "donde la gente está callada a golpe de fusil y un 25% de los ciudadanos son pobres y el 65 vive en la miseria".

La periodista destacó la coordinadora de viudas que se ha creado en ese país y recordó a Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, a la que calificó como "una mujer emblemática para toda América Latina".

También citó el derecho a la educación, indicando que de los 879 millones de analfabetos adultos del mundo 500 son mujeres, para resaltar después el esfuerzo de un grupo de mujeres de la República Dominicana potenciando micro empresas a través de créditos blandos.

Asimismo aludió al derecho a la autodeterminación de los pueblos, que centró en el antiguo Sahara español, señalando que el pueblo saharaui sigue esperando el anunciado y siempre aplazado referéndum de autodeterminación, por la presión de Marruecos para impedirlo, añadiendo que "España tiene una responsabilidad histórica en la resolución del conflicto".

Por último citó el derecho a la libertad y a la seguridad de las personas, poniendo como ejemplo de la falta del mismo a un grupo de madres de Ayacucho (Perú), afectadas por la guerra entre el Ejército y Sendero luminoso, que han tenido que impulsar incluso orfanatos, para atender a los niños.

Terminó señalando que cuando la mujer tenga acceso real a la educación, a la cultura y a la información, "descubrirá el engaño del matriarcado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios