ayuntamiento

El latido más joven de la ciudad

  • Los jóvenes protagonizan un pleno municipal que llenan con propuestas para mejorar la ciudad

  • La apertura de los patios por la tarde será debatida en el 'pleno de los mayores'

Los alumnos discutieron las diversas propuestas presentadas en el pleno. Los alumnos discutieron las diversas propuestas presentadas en el pleno.

Los alumnos discutieron las diversas propuestas presentadas en el pleno. / Julio González

Quién sabe si entre los chicos y chicas de sexto de Primaria que ayer participaron en el pleno municipal se encuentran los concejales y las concejales del futuro. Tal vez para la gran mayoría era la primera vez que pisaban el salón de pleno del Ayuntamiento. La experiencia, sin duda, fue positiva y, sin duda también, servirá para que todos los participantes y sus compañeros entiendan la importancia de participar de forma activa en el día a día de Cádiz como ciudadanos de pleno derecho.

Once chicos y siete chicas, de diecisiete colegios públicos y concertados de la ciudad, se convirtieron por un día en concejales y concejalas de la ciudad planteando cada uno de ellos propuestas de mejora para Cádiz, previamente acordadas en asambleas en cada uno de sus centros.

"Este es el salón de vuestra casa", les saludó el alcalde, José María González, "donde se discuten los asuntos que son importantes para la vida cotidiana de la ciudad". Y eso hicieron ayer estos jóvenes, hablar sobre las cuestiones de Cádiz más relevantes para ellos. Un pleno que puso, como dijo González, "el broche de oro al taller (celebrado en todos los colegios) relacionado con el derecho a la ciudadanía y cómo vivir en una sociedad democrática, donde todo el mundo tiene cabida y nadie sobra".

El alcalde explicó a los participantes el funcionamiento de la sesión plenaria. En una versión idílica, ciertamente, pues evitó hablar de los debates conflictivos entre los distintos partidos, ayer inexistentes entre los más pequeños. Les habló de la labor del secretario, el interventor y del equipo de actas. Cada joven explicó la propuesta de su centro para después votarse cuál era la elegida para, en un próximo pleno con los "mayores", debatirla para hacerla realidad.

Es lo que ocurrió en la sesión del pasado año. En aquel momento fue elegida una propuesta para la apertura de un nuevo centro para personas sin hogar. González informó ayer a los jóvenes que hace apenas diez días se iniciaron las obras de este nuevo albergue. "La propuesta se apoyó con el voto unánime de todos los grupos municipales, porque era una propuesta generosa, con cariño, preocupada por un colectivo con problemas".

En el pleno de este año, los estudiantes también hicieron ver su preocupación por colectivos ciudadanos y por la mejora de la ciudad. Entre todas las propuestas, se votó a la que, en su momento, se llevará al pleno ordinario. En esta ocasión fue la presentada por el colegio La Inmaculada y defendida por Claudia Blanco, proponiendo la apertura de las pistas deportivas de los colegios de la ciudad en horario de tarde.

La idea aportada por este colegio era abrir los patios por la tarde, eligiendo cada día a suficientes colegios para atender a toda la ciudad. En invierno el horario sería de cuatro a seis de la tarde y en verano, plantearon, de seis a ocho, por aquello del calor. Una propuesta que, además, permitiría crear empleo ante la necesidad de cuidar de la apertura y cierre de estas instalaciones.

A un voto de ser elegida quedó la propuesta del colegio Nuestra Señora del Carmen, defendida por Candela Palma: creación de una discoteca exclusiva para menores.

La propuesta, que se llevó más de un aplauso, estuvo muy bien trabajada. Era casi un plan de empresa diseñado para hacer viable el proyecto: un local de 150 metros cuadrados en el casco antiguo, con una zona reservada para los jóvenes entre 11 y 14 años y otra para los de 15 a 17 años y con una capacidad para 80 personas. Estaría prohibida la entrada de mayores de edad "y de personas ebrias". Sólo se venderían bebidas no alcohólicas y "chupitos de manzana", además de pizzas "y una fuente de chocolate". Todo con el precio de 6,50 euros.

La discoteca propuesta, con nombre ya elegido: La luz del lobo, estaría abierta de cinco y media a diez y media de la tarde y hasta las once de la noche en verano, menos los domingos. La propuesta incluía incluso el número de aseos, cuatro en total, y la plantilla, con ocho personas.

Al final del pleno, foto de familia y numerosas fotos de grupo con el alcalde, José María González. "A lo mejor estamos aquí hablando con el próximo alcalde o alcaldesa -les dijo- pero lo que sí estamos es con gente comprometida con la ciudad. Jóvenes con sentido común, madurez y trabajo por la ciudad". Y todos se volvieron a sus colegios más satisfechos que nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios