Un hombre con condenas anteriores entra en la cárcel tras apuñalar a un perro

  • El agresor acepta seis meses de prisión y debe indeminzar a la dueña del animal en 136,80 euros por los gastos del veterinario

Comentarios 4

Un vecino de Cádiz condenado en numerosas ocasiones por diferentes causas ha entrado en prisión tras apuñalar a un perro el pasado 16 de abril en la calle San José de la capital gaditana.

El hombre, con varias condenas firmes, ha evitado en esta ocasión la celebración del juicio tras aceptar la autoría de los hechos. Así, en un acto de conformidad celebrado en el Juzgado de Instrucción número 1 de Cádiz, la magistrada Carmen Fornell lo ha condenado a la pena de seis meses de cárcel así como al pago de una indemnización de 136,80 euros a favor de la dueña del animal.

Los policías trasladaron al labrador a un centro veterinario donde le trataron las heridas

La sentencia recoge como hechos probados que el acusado, "ejecutoriamente condenado en numerosas ocasiones" -la última de ellas en sentencia firme de fecha 1 de abril de 2013 por un delito de desobediencia-, sobre las 11:45 horas del día 16 de abril de 2017, cuando se encontraba en la calle San José de Cádiz, se dirigió a un perro de raza labrador y con una navaja que portaba le asestó una puñalada que le ocasionó "una herida incisa en zona de escápula izquierda".

La resolución judicial expone que varios agentes, alertados por los viandantes, localizaron y detuvieron al procesado y trasladaron al animal a un centro veterinario donde fue atendido. Allí se le dispensó sedación, se le suturó la herida y recibió tratamiento antibiótico y antiinflamatorio.

A partir de estos hechos, la juez ha condenado al agresor a seis meses de cárcel por un delito de maltrato animal. La magistrada ha ordenado también que el hombre indemnice a la propietaria del perro en 136,80 euros por los gastos veterinarios.

Existe la posibilidad de suspender el ingreso en prisión de un condenado cuando la pena impuesta no es superior a dos años, si bien para ello deben cumplirse unos requisitos. En este caso, el implicado contaba con varias sentencias firmes condenatorias. Al volver a delinquir, no hay lugar a concederle ese beneficio que por lo general obtienen todos los condenados con penas leves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios