tribuna

Un gaditano sobresaliente

  • Alonso de la Rosa Levassor, nacido en 1700 en el barrio de Santa María, fue un destacado marino que perteneció a la primera promoción de la Compañía de Guardamarinas de Cádiz

Óleo de Antonio Joli representando el embarque en Nápoles de Carlos II para venir a tomar posesión de la Corona de España; entre ellos se encontraba el conde de Vega Florida, Alonso de la Rosa (Museo del Prado. Madrid). Óleo de Antonio Joli representando el embarque en Nápoles de Carlos II para venir a tomar posesión de la Corona de España; entre ellos se encontraba el conde de Vega Florida, Alonso de la Rosa (Museo del Prado. Madrid).

Óleo de Antonio Joli representando el embarque en Nápoles de Carlos II para venir a tomar posesión de la Corona de España; entre ellos se encontraba el conde de Vega Florida, Alonso de la Rosa (Museo del Prado. Madrid).

En 1717 se crea en Cádiz la Real Compañía de Guardiamarinas de Cádiz, impulsada por el recién nombrado intendente general de Marina José Patiño y fundamentalmente por el almirante Andrés del Pes, nombrado, ocho días después de Patiño, gobernador del Consejo de Indias.

En este primer año de su fundación -1717- se puede considerar que hubo dos promociones, pero realmente fue un goteo constante de aspirantes entrando el último el 16 de diciembre. Los ingresos y embarques estuvieron presididos por la flexibilidad, imprescindible en tiempos de pobres comunicaciones, en un cuerpo recién creado y sin tradición en España.

De los 175 caballeros guardiamarinas de este primer año, 20 eran de Cádiz o su provincia y solo llegaron a oficiales 69 , el resto fallecieron en combate, pasaron a otros cuerpos, ahogados, etc..

De este primer año uno de los tres más destacados fue el gaditano Alonso de la Rosa Levassor, junto con el palermitano Stefano Reggio y Gravina, el cordobés Pedro Mesía de la Cerda y de los Ríos, llegando los tres a ser tenientes general de la Armada.

Alonso de la Rosa Levassor es el primogénito de Nicolás de la Rosa Suárez, almirante de la flota de Indias (I conde de Vega Florida) y Ángela Levassor Le Quoy, nacido en el barrio de Santa María en la casa solariega de los De la Rosa (c/ santa María, 11 y 13) en marzo de 1700.

A la temprana edad de 15 años embarca en la flota mandada por su padre, como soldado aventurero, que parte de Cádiz para llevar al virrey del Perú Príncipe de Santo Bono a Perú y como final de la expedición Guatemala, donde su padre debía tomar posesión como presidente de la Audiencia de Guatemala.

La toma de posesión no tuvo lugar al fallecer su padre en julio de 1716 en Cartagena de Indias, estando Alonso presente en su fallecimiento y entierro en Cartagena. A la muerte de su padre se convierte en el II conde de Vega Florida

A la vuelta de este viaje y a la edad de 17 años, y aconsejado probablemente por Andrés del Pes (superintendente de la Armada), amigo de su padre y padrino en 1715 de su hermano el pequeño Nicolás, ingresó en la recién creada Real Compañía de Guardia Marinas de Cádiz en 1717, el 6 de octubre.

En 1718, embarcan Alonso con el resto de compañeros guardiamarinas en la escuadra de Antonio Castañeda-Iturribalzaga. Siendo atacada dicha escuadra sin mediar declaración de guerra por la escuadra británica al mando de George Bynt, fue hecho prisionero junto con muchos de sus compañeros guardiamarinas y, posteriormente, canjeados por su valentía en el combate; es ascendido a alférez de Fragata, cuando el resto de sus compañeros lo hacen en su mayoría en1726, ocho años después.

Entre 1719 y 1726 navega con distintas comisiones por el Virreinato de Nueva España, y ya en 1727 pasa a la escuadra del general Torres, que opera en el Canal de la Mancha, apresando varios mercantes británicos.

En 1732 y ya como teniente de Navío participa en la conquista de Orán con la escuadra del teniente general Francisco Cornejo, y resultando herido de gravedad en una pierna aplicándose en el desembarco algunas teorías suyas.

En 1740 es destinado al navío Princesa (64 cañones) en la escuadra del general José Pizarro, parten del Ferrol y tras un temporal se tropieza en el Canal de la Mancha con tres navíos ingleses: Oxford, Lenox y Kent (los tres de 70 cañones) en un combate desigual que duró 10 horas y en inferioridad y quedando los tres barcos ingleses muy tocados; el Princesa se rindió, quedó preso de los ingleses y fue llevado a Portmouth.

La familia pagó el rescate y por su valor en el combate fue ascendido a capitán de Fragata.

En 1741 toma el mando de la fragata La Galga, en la escuadra del marqués de la Victoria, otorgándose al poco tiempo el mando del navío San Fernando de 64 cañones muy superior a lo que podía corresponder a su rango. A final de este año, llevado por su carácter impulsivo (incidente con un maestro de jarcia), fue suspendido de empleo, sueldo y de acercarse a la corte durante un año.

En 1742 se incorpora a la escuadra del marqués de la Victoria, que tras desembarcar tropas en Génova para socorrer al duque de Montemar, atracan en el Puerto de Tolón donde permanece 18 meses bloqueados por la escuadra británica.

En febrero de 1744 salen de Tolón y en cabo Sicie se enfrentan con la escuadra del almirante Thomas Matthews muy superior a la nuestra, y gracias a la eficacia de tiro son derrotados. Por su brillante actuación Alonso es ascendido a capitan de Navío y confirmado al mando del navío San Fernando. (este combate está pintado en el techo del Panteón de Marinos Ilustres).

Entre 1745 y 1747 manda el navío soberbio de 60 cañones, realizando viaje a La Habana y Veracruz para llevar azogue y recoger caudales para el Rey, volviendo a La Coruña en 1747.

Entre 1748 y 1749 manda la fragata San Javier y realiza viaje a Veracruz y La Habana, recibiendo allí el mando del navío Invencible.

En 1757 es nombrado jefe de escuadra al mando del recién botado navío Vencedor, que junto con el Soberano y el Héctor (barcos todos de 70 cañones) en patrulla divisan barcos de la Flota de Argel, entre ellos la Capitana de Argel, entrando en combate, resultando vencedores los barcos españoles y herido Alonso de la Rosa.

1759: al fallecer Fernando VI, la Reina regente ordena salir de Cádiz una escuadra compuesta por 15 navíos, 2 fragatas y 2 tartanas, a Nápoles a recoger a Carlos III. Alonso de la Rosa, jefe de escuadra, izaba su insignia en el navío Princesa (70 cañones). A su regreso, Carlos III lo nombra teniente general de la Armada.

Y al año siguiente es nombrado comandante general de El Ferrol, cargo que ocupará hasta su fallecimiento en 1771, salvo los años 1763 y 1764 que cede el mando al ser convocado Alonso de la Rosa y Jorge Juan (jefe de escuadra) por el conde de Aranda para formar parte del Consejo de Guerra, en el proceso claramente ejemplarizante contra muchas autoridades, que Carlos III consideró responsable de la perdida de La Habana en manos inglesas en 1762. Entre otros, Juan Prados, capitán general de la Isla y el jefe de escuadra Marqués del Real Transporte.

Vuelve de 1765 a 1771 a mandar el departamento del Ferrol, construyendo en ese periodo parte del departamento, entre ellos el Cuartel de Batallones, adquirió los terrenos para el edificio de la Capitanía General y remató la obra del la gran Sala de Armas del Arsenal. En ese mismo periodo escribió Plan para arreglar las formaciones de una escuadra y las ordenes y señales…. , o Mayor andar y propiedades de las 4 fragatas Santa Teresa, Santa Catalina…. O Cómo desenvolverse once navíos en combate.

Es enterrado en la iglesia de San Francisco del Ferrol, aprobándose una orden ministerial en el siglo XX para que fuera enterrado en el Panteón de Marinos ilustres, con todos los tenientes generales de la Armada, que nunca se ejecutó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios