Un estudiante ejemplar

  • José Luis de Pando, de 77 años, recibió ayer un homenaje por superar sus estudios de Secundaria

Comentarios 4

Toda una sorpresa se llevó ayer el setenteañero José Luis de Pando Rodríguez. Una sorpresa en forma de diploma por haber culminado con éxito sus estudios de Educación Secundaria en el Instituto Provincial de Formación de Adultos (IPFA) de Cádiz. Este gaditano, que el próximo mes de septiembre cumplirá 78 años, agradeció ayer en varias ocasiones este inesperado homenaje con la afirmación "esto es demasiado para mí" y alguna que otra lágrima.

El delegado provincial de Educación, Manuel Brenes; los concejales delegados de Enseñanza y del Mayor, Ana Mestre y José Macías, respectivamente; así como el director del Instituto, Celso Laviades, y numerosos profesores y compañeros de clase de José Luis quisieron acompañarle en ese momento tan especial. "Este centro se tiene que sentir muy orgulloso por tener a un hombre de 78 años en una de sus aulas. Nunca es tarde para aprender, como lo está demostrando él. Y hoy todos reconocemos en este acto el valor y la valía de José Luis", manifestó la edil delegada de Enseñanza.

El responsable educativo también destacó el "esfuerzo" y el "trabajo" de este vecino de la Segunda Aguada. Y mirándole directamente a los ojos, añadió: "Nunca es tarde si la dicha es buena. No eres mayor, eres más joven que muchos de los que estamos hoy aquí porque tu espíritu, a pesar de la edad que refleja tu DNI, es joven".

Acto seguido, y entre aplausos, Brenes hizo entrega del diploma de reconocimiento por el aprovechamiento de sus estudios de Educación Secundaria a José Luis de Pando Rodríguez. Un diploma simbólico, pues el título oficial aún se está tramitando, como explicó el director del centro. Aunque De Pando finalizó Secundaria en 2006, la Delegación provincial de Educación y la dirección del IPFA acordaron esperar a la recepción del título para celebrar este homenaje, pero dada la tardanza en la gestión de este documento se decidió semanas atrás fijarlo para el día de ayer.

De Pando, que actualmente estudia segundo de Bachillerato en el Instituto Provincial de Educación de Adultos, volvió a recurrir a las palabras "esto es demasiado" nada más recibir el diploma.

Minutos después, tras deshacerse de sus lágrimas, conversó con los medios de comunicación. "Hace 60 años, cuando tenía 18, me matriculé en Ingeniería Técnica Industrial, pues desde pequeño quería ser ingeniero. Pero tuve que dejarlo porque el trabajo no me permitía acudir a clase, y tenía que mantener a mi madre y a mi hermano. Durante 44 años he trabajado como tipógrafo en las imprentas Cerón y Jiménez-Mena y también en la Seguridad Social. El trabajo me ha dado satisfacción, pero siempre he querido estudiar. Hay que mantener la mente bien", comentaba este estudiante que peina canas y que se ha fijado como meta "presentarme algún día a la Selectividad. Pero creo que me va a resultar imposible porque la edad no perdona. Eso es verdad", agregó.

José Luis recibió ayer decenas de felicitaciones, entre ellas la de María del Mar, su profesora de Matemáticas. Esa asignatura es su preferida "porque es la más difícil", dijo. También le dio la enhorabuena el edil del Mayor, a quien el homenajeado le pidió un favor: "A ver si puede echarme una mano con mi mujer, que se encuentra enferma y ya solo no puedo. Estoy agotado".

El delegado de Educación se despidió con palabras de aliento tanto para De Pando como para sus jóvenes compañeros: "Estáis aquí aprovechando una segunda oportunidad, así que os pido que no desperdiciéis los recursos que se ponen a vuestro alcance porque la sociedad os va a exigir, como mínimo, lo que ha conseguido José Luis. Seguid el ejemplo de este hombre. Todo un ejemplo a seguir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios