El desarrollo de la ciudad El futuro del Plan Plaza de Sevilla

La estación de 1905 y el nuevo vestíbulo tardarán aún varios años en abrirse

  • Adif considera inviable inaugurar en breve plazo ambos edificios ya que se verán afectados por obras en su entorno

Comentarios 74

La firma del convenio de Plaza de Sevilla en la tarde del pasado miércoles no va a suponer, ni mucho menos, la rápida apertura de los equipamientos que ya están construidos y que, por las divergencias políticas que han aplazado el acuerdo sobre esta actuación, se encuentran sin inaugurar desde hace más de tres años. Son dos los inmuebles afectados: el vestíbulo de la estación término y la estación de 1905.

Durante estos años, Adif ha justificado la no ejecución de las obras necesarias para poder abrir ambos equipamientos debido a la inseguridad jurídica que existía por la falta de un compromiso rubricado entre las administraciones implicadas en el Plan Plaza de Sevilla. Son obras, además, que se financiarán con los ingresos que Adif consiga con la operación urbanística que queda por ejecutar: complejos de oficinas, hoteles y zonas de ocio.

Ahora, la empresa pública, dependiente del Ministerio de Fomento, ya tiene vía libre para habilitar ambos edificios, en cuya construcción y rehabilitación se han presupuestado cerca de 20 millones de euros.

El proceso, sin embargo, va a ser lento. Fuentes de Adif indicaron ayer a este diario que tanto la apertura del vestíbulo como de la estación de 1905 dependen de obras de infraestructuras que se van a ejecutar en todo su entorno. "No se puede abrir ahora algo que sabemos que se verá afectado por nuevos trabajos en poco tiempo", se afirma desde la empresa ferroviaria que considera por ello más lógico y viable mantener la situación actual: un acceso peatonal de carácter provisional hasta la estación término donde ya funciona un vestíbulo y el despacho de billetes igualmente provisionales.

La situación de los dos edificios por inaugurar queda, de esta forma, de la siguiente manera:

Vestíbulo: se abrirá una vez se haya construido el hotel que completa el conjunto, con una altura prevista en el Plan Plaza de Sevilla de unas seis plantas y un diseño que tendrá en cuenta su ubicación en plena entrada al casco antiguo; también hay que urbanizar el acceso viario que permitirá la llegada del tráfico rodado hasta la misma puerta del futuro hotel. Teniendo en cuenta que no existen aún proyectos para ambas obras se abre por delante un periodo de al menos dos años antes de que toda esta zona esté lista para su inauguración.

Estación de 1905: el histórico edificio ya ha completado su rehabilitación exterior, pero en su interior es un gran espacio vacío. La intención de Adif es incluirlo en el Plan Vialia, que implica la conversión de las estaciones de ferrocarril en complejos dedicados al ocio, el comercio y la cultura. La estación estará estrechamente ligada al inmueble del vestíbulo ya que en el mismo se habilitarán también dependencias dedicadas al ocio. En un principio se proyectó la apertura de varias salas de cine, aspecto éste que puede haber cambiado ya que el sector se encuentra especialmente saturado en la provincia.

Junto a la reforma interior de la estación, la apertura de la misma dependerá también, según se reconoce desde Adif, de la construcción del gran aparcamiento subterráneo que el Ayuntamiento ubicará junto a la carretera industrial. La previsión municipal es iniciar las obras este mismo año, por lo que el calendario se dispararía hasta el 2010. Por si fuera poco, el edificio de la Aduana también incide de lleno en la antigua terminal ya que se levanta frente a su fachada principal. Si se mantiene el edificio de Hacienda sería necesario abrir un acceso provisional, algo que se rechaza desde Adif. Con todo ello, también se puede hablar de un periodo mínimo de dos años antes de que la estación de 1905 pueda estar en funcionamiento.

La decisión técnica que maneja Adif podría chocar con una decisión política del Ministerio de Fomento que obligase a una apertura prematura, aún asumiendo la incidencia negativa para los usuarios de las obras que se ejecutarán en todo su entorno. No obstante, Fomento ha sido extremadamente respetuosa con la opinión de Adif, contraria a la apertura de estas dependencias en los últimos tres años.

Hay otro posible problema añadido a esta operación: la calificación de la Aduana como Bien de Interés Cultural. La Delegación Provincial de Cultura de la Junta está estudiando la viabilidad técnica de esta decisión, reclamada por la Academia de Bellas Artes. Fuentes de esta consejería insistieron ayer en el silencio oficial impuesto hasta no contar con una decisión definitiva. La cercanía de las elecciones autonómicas del 9 de marzo hace suponer que no se aclarará la postura antes de esta fecha. Si se declarase BIC obligaría a iniciar otra vez todo el proceso administrativo del Plan Plaza de Sevilla, afectando a todas las instituciones implicadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios