La estabilidad marca el primer año de mandato en los ayuntamientos

  • Ninguna moción de censura, ningún relevo de alcalde y sólo una ruptura de pacto conceden una esperada tranquilidad en los municipios gaditanos · San José del Valle es la excepción

Ninguna moción de censura, ningún relevo de alcalde, apenas una ruptura de pacto (en San José del Valle), un solo concejal en el grupo mixto (Fernando Gago, ex de IP, en El Puerto) y otro que está a un paso de su expulsión del partido en el que milita (Francisco de la Jara, del PP, en Los Barrios). A la vista de este escueto balance, puede afirmarse con convicción que la estabilidad ha sido el denominador común en el conjunto de los 44 ayuntamientos gaditanos en el primer año del presente mandato municipal.

Cuando mañana se cumple un año de las últimas elecciones municipales, en el horizonte no se atisba ninguna crisis de gobierno en los ayuntamientos de la provincia. Si acaso, la única excepción clara sería el caso de San José del Valle, donde el PSOE rompió hace apenas diez días el controvertido pacto que mantenía con la Unión Vallense (UVA), pasando a gobernar con apenas tres concejales y exponiéndose a una posible moción de censura entre los independientes y el partido que ganó las elecciones, el PP.

Echando la vista atrás se comprueba que la situación actual en la política municipal gaditana es bastante parecida a la que se vivía hace cuatro años, cuando se cumplían entonces doce meses de las elecciones locales de 2003. En aquel momento, la tranquilidad en los ayuntamientos era también la tónica general y nada hacía vislumbrar lo que empezaría a ocurrir pocos meses después, con la ruptura del pacto entre el PP de García-Pelayo y el PSA de Pacheco en Jerez -que trajo consigo una moción de censura en favor de la socialista Pilar Sánchez- o los relevos sucesivos en alcaldías de importancia como las de Chiclana, Algeciras, San Fernando, Chipiona o Grazalema, entre otros terremotos políticos destacados.

El tiempo y el día a día irán marcando las pautas en la política municipal gaditana pero, a día de hoy, y con la excepción ya planteada de San José del Valle, nada hace pensar que puedan saltar por los aires ni los pactos de gobiernos que mantienen el PSOE e IU en Algeciras, Tarifa o la Diputación de Cádiz, ni los que han consolidado el PP y el PA en San Fernando o Ubrique, como ejemplos más significativos, ni tampoco los tripartitos de El Puerto, San Roque y Algar o el ya famoso cuatripartito de Chiclana.

Muchos han sido los rumores interesados que en los últimos meses han sembrado la duda sobre la continuidad de los acuerdos de gobiernos de San Fernando y de Chiclana. En el primero de los casos, la buena sintonía entre andalucistas y populares y la necesidad imperiosa del PA de mantener la Alcaldía más importante de las que conserva en la actualidad en toda la comunidad andaluza dan por hecho que este pacto tiene aún por delante muchos años de vida y que, incluso, podría perdurar más allá de las elecciones municipales de 2011, salvo que algún partido obtenga entonces la mayoría absoluta.

Tres cuartos de lo mismo sucede en Chiclana, donde los tres concejales de IU capitaneados por José Pedro Butrón siguen a partir un piñón con el PP y sin querer saber nada de un hipotético acuerdo de gobierno con el PSOE que no parece probable ni aún en el caso de que el ex alcalde José María Román terminara devolviendo su acta de concejal.

Otro ayuntamiento que ha dado bastante que hablar en estos doce meses ha sido el de San Roque, donde la enfermedad del alcalde, José Vázquez, ha posibilitado que el independiente José Antonio Ledesma (USR) haya tenido que asumir esta responsabilidad ante el recelo del resto de ediles socialistas.

Ante esta situación generalizada de calma chicha, las principales noticias que han deparado los ayuntamientos gaditanos en este primer año se han centrado en el adiós -al menos provisional- a sus carreras políticas de ex alcaldes como Pedro Pacheco (PSA) en Jerez o Juan Manuel de Jesús (PP) en Barbate. El mismo camino, aunque no por fracasos electorales, han seguido concejales como el popular Ruiz Calama en La Línea o cuatro de los cinco concejales obtenidos por IU en Barbate, con su candidato a la Alcaldía, Juan Antonio Criado, a la cabeza.

De manera muy especial, las miradas en estos meses se han centrado en los 13 alcaldes que accedieron por vez primera a este puesto de responsabilidad en la jornada del 16 de junio de 2007. Dos de ellos, los socialistas Pascual Collado y Pedro García suplían a compañeros de su mismo partido en las alcaldías respectivas de Jimena y de San José del Valle. Los otros 11 regidores son los que han tenido que liderar unos cambios políticos que se han ido asentando con mayor o menor facilidad en sus municipios. De ellos, cinco gobiernan con cómodas mayorías absolutas (Barbate, Alcalá del Valle, Jimena, Torre Alháquime y Zahara de la Sierra), dos lo hacen en minoría (Olvera y, desde hace apenas diez días, San José del Valle) y los cinco restantes (El Puerto, Chiclana, Sanlúcar, Algar, El Gastor y Benaocaz) mantienen pactos de gobierno con una o varias formaciones políticas más. En estas mismas páginas se incluye un balance de este primer tramo de gestión tanto del alcalde o alcaldesa de estas poblaciones que variaron de color político hace un año como de los actuales líderes del primer partido de la oposición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios