La esperanza de vida de los hombres de La Viña es ocho años menor que en el Paseo

  • Un informe sobre Desigualdades revela que en Cádiz el gasto público en políticas sociales es "muy bajo"

Comentarios 20

La esperanza de vida al nacer de los hombres que residen en La Viña es casi ocho años menor que la de los hombres que viven en el Paseo Marítimo. En el caso de las mujeres, la diferencia es de cuatro años. Así de claro lo refleja el Primer Informe sobre Salud y Desigualdades Sociales y de Género en Andalucía impulsado por la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Andalucía.

Los barrios se han clasificado teniendo en cuenta su nivel socioeconómico, dividido en cinco niveles según la educación, el empleo y la cualificación del trabajo de sus habitantes. Así, los años de esperanza de vida de los hombres que viven en los barrios de bajo nivel socioeconómico como El Pópulo, Santa María, La Viña, partes de la barriada de La Paz y Puntales es de 69,52 años. Sólo una sección censal, la conocida como 'Hollywood', junto a La Caleta, registra una esperanza de vida equivalente a la existente en Bahía Blanca. Mientras, los residentes en el Paseo Marítimo, la Avenida o Bahía Blanca viven una media de 77,48 años. En el caso de las mujeres, la esperanza de vida se encuentra entre los 84,18 y los 80,14 años.

Antonio Escolar, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y jefe de Sección de este mismo Servicio en el Hospital Puerta del Mar, es el editor del informe, que mañana se presentará en Cádiz durante la VIII Jornada de Desigualdades Sociales y Salud en la facultad de Ciencias Económicas a partir de las nueve de la mañana.

El documento pretende "abrir el debate sobre las causas de las desigualdades sociales y los soluciones para evitarlas", asegura Escolar. "Los partidos políticos, la sociedad civil, los sindicatos y las asociaciones de vecinos deben implicarse en el debate. Sin embargo, hasta el momento la respuesta a este informe ha tenido escaso eco institucional", comenta, "sólo el diputado de IU Ignacio García se ha interesado por este asunto". Gracias a este estudio, la situación en la que se encuentra Cádiz "es ahora pública, y pone de manifiesto que el gasto público en políticas sociales es muy bajo, hay que invertir más". Y no sólo eso, sino que hay que hacerlo con mayor intensidad en aquellos barrios más desfavorecidos en lo socioeconómico, "pues es evidente que las condiciones sociales influyen en la salud".

En concreto, Cádiz necesita "mejores viviendas y mas asequibles -sobre todo en el casco antiguo-, más espacios socio-sanitarios para los mayores, cuidar la alimentación de los escolares y promocionar el deporte y la actividad física. Pero los políticos deben tener en cuenta que los más desfavorecidos deben tener prioridad en estos servicios. De lo contrario, siempre serán los que menos lo necesitan quienes disfruten de estas iniciativas". Según el editor, "la atención a mayores debe intensificarse, más aún en el caso de las mujeres, son ellas las más necesitadas de apoyo socio-sanitario".

A pesar de que el informe pretende arrancar un compromiso político, "fundamento de la acción transformadora en la lucha contra las desigualdades", Escolar asegura que no toda la responsabilidad de la situación recae sobre los actuales representantes políticos. "Con los años, las personas van acumulando cargas de riesgo relacionadas con el lugar en el que han trabajado, sus hábitos, la alimentación o su tipo de vivienda. La intensidad de estas cargas condiciona la probabilidad de que, alcanzada una edad, suframos una enfermedad". Pero los políticos actuales "sí son en parte responsables del presente y del futuro que se ofrece a estas personas, que incluye la oferta de recursos para mejorar su calidad de vida, de sus viviendas, su alimentación, la oferta de trabajo y sus condiciones", asegura Escolar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios