fútbol El San Fernando CD vence al Córdoba B (0-3)

gaditanos de perfil

El diseñador de los artistas, Antonio Ardón

  • Sus vestidos para Rocío Jurado le llevaron al éxitosara montiel, el sueño del primer amor. Empezó en la tienda de Lord John y siempre ha trabajado en Cádiz aunque iba a Madrid y volvía cinco días cada semana.

Ha triunfado como diseñador de moda, empezando desde abajo. Supo aprovechar sus oportunidades, pero todo lo ha conseguido gracias a su trabajo y esfuerzo, que a veces fue extenuante.

Antonio Ardón Sánchez nació en Cádiz, vivió en la avenida de Portugal, y tiene una historia curiosa desde el principio. Se llamaba Antonio Sánchez Ardón, pero prefirió alterar los apellidos por razones comerciales y se lo cambió legalmente. Su padre, José Antonio Sánchez Sánchez, era maestro de obras. Su madre, Rosario Ardón Rodríguez, era ama de casa, con cinco hijos: Rafael, Luis, Pepe, Antonio y Maribel.

Su infancia son recuerdos del barrio de San José, donde vivió hasta 1978. Estudió en el colegio público Reyes Católicos hasta que cumplió 14 años. A esa edad empezó a trabajar en la boutique Lord John, de la calle Cobos. Aunque su intención era estudiar Arte Dramático en Madrid. Lord John pertenecía a la familia Pacheco, al igual que Confecciones Amaya y Paños Pacheco. Su jefe, José Pacheco, le ofreció triplicarle el sueldo para que se quedara.

Estudió Bellas Artes, en la escuela del Callejón del Tinte, y completó sus estudios con un curso de Moda y Diseño. Aprendía en sus viajes a París y otras ciudades. Fue nombrado jefe de escaparates de las tiendas de Pacheco. Revolucionó el escaparatismo gaditano. Allí estuvo nueve años.

En 1979 se independizó. Tenía el deseo de instalar una tienda de alta costura, que incluyera secciones de hombre y mujer. Se arriesgó y abrió su primera tienda en Cádiz, en la calle San Pedro. Poco después abrió otra en la calle Larga de El Puerto. Trabajaban con él sus hermanos Pepe y Maribel.

Su vida cambiaría en la década de los 80. Tenía la ilusión de vestir a Rocío Jurado, por la que sentía gran admiración. En 1983, Paco Rubio, el manager de Rocío en Andalucía, facilitó un almuerzo con la cantante en el restaurante El Gato, de Chipiona. Antonio Ardón le presentó 10 diseños de vestidos. Rocío los vio, preguntó si era muy caro y no le dijo nada más. Pero esa misma tarde, cuando regresó a su taller, recibió una llamada de la cantante desde el aeropuerto. Rocío Jurado le dijo: "Niño, que me hagas los 10 vestidos".

Antonio Ardón también le hizo los diseños a Rocío para el pregón del Carnaval de Cádiz de 1985, con lo que esa relación amistosa se afianzó. Duró más de 20 años, hasta que ella falleció en 2006. Le diseñó vestuario para escenario, para cóctel, para calle… Una vez Rocío le dijo en broma: "Sólo falta que me hagas un pijama y una bata". Antonio se los hizo.

Sus trabajos para Rocío Jurado le abrieron puertas difíciles. Trabajó mucho con las cadenas de televisión. Ángel del Pozo, director comercial de Tele 5, lo contrató para que hiciera el vestuario de las Mamachicho. También a Carmen Sevilla y Agustín Bravo cuando presentaban el Telecupón; o a Ivonne Reyes y Sancho Gracia en Todo por la pasta; o Arantxa del Sol, Nadiuska y Juanito Navarro en otros programas. Después de Tele 5, colaboró también en el vestuario de varios programas musicales de Antena 3. Con TVE intervino en la gala del 40 aniversario.

Entre los muchos famosos que han lucido sus diseños están también Rocío Dúrcal, María Jiménez, Pepe Sancho, Bertín Osborne, Bibiana Fernández, Loreto Valverde, Belén Rueda y una larga lista. En ella figura en lugar destacado Sara Montiel, a la que hizo buena parte del vestuario en los últimos años de su carrera.

Otra clienta importante es Miranda Rijnsburger, esposa de Julio Iglesias, a la que conoció hace más de 15 años. Ese contacto se lo facilitó Rocío Jurado. Vistió también a las bailarinas del grupo de Julio Iglesias en algunas de sus actuaciones. Entre los artistas para los que ha diseñado más recientemente, también los hay vinculados a Cádiz, como Niña Pastori, Pasión Vega o El Barrio.

Muy destacada es su aportación a las bodas, al ser un gran especialista en ceremonias. Entre ellas destaca la boda de Jesulín de Ubrique y María José Campanario, en la que diseñó para ambos. También para Carmen Janeiro, que ha desfilado con algunas de sus colecciones. O para Raquel Mosquera y Pedro Carrasco.

A pesar de sus buenas relaciones con el ambiente rosa, nunca ha entrado en cotilleos de sus clientes. Eso lo mantiene como una norma ética. Está contento de su amistad con José Ortega Cano (que le ha apoyado con su presencia en desfiles) y con toda la familia de Rocío Jurado.

Valerio Lazarov le propuso el traslado a Madrid, pero él dijo que no. Durante algún tiempo, Antonio iba y venía todos los días desde Cádiz a Madrid, de lunes a viernes, por la mañana y por la noche. Regresaba extenuado. También tuvo otra oferta para establecerse en París. Pero Antonio siempre ha preferido seguir en Cádiz, donde se siente querido. Aquí tiene amigos y una parte de sus clientes, que para él son tan importantes como los famosos. Aunque sigue recibiendo más encargos de fuera.

Se trasladó al Paseo Marítimo y después abrió en la Avenida de Andalucía. Desde diciembre de 1999 tiene su tienda en la Avenida Cayetano del Toro, 34, donde le acompaña su hermana Maribel Sánchez como maestra de taller. Aunque cubre una amplia oferta, a lo que más se dedica es a cóctel y ceremonia, tanto en mujer como en hombre. La nota más característica de su estilo es "adaptarse siempre a la persona".

Fue rey Baltasar en 2001, compartiendo honores con Antonio Fernández-Repeto (Melchor) y Antonio Matos (Gaspar). La Estrella fue Fátima Rodríguez Ruso y el Cartero fue Juan Pastrana. Desde aquel año ha colaborado en desfiles de moda benéficos para la Asociación de Reyes Magos.

Asimismo ha participado en desfiles benéficos de la Asociación Española Contra el Cáncer. El pasado14 de mayo colaboró con una colección a beneficio de Agamama, la asociación de mujeres que lucha contra el cáncer de mama. Fue madrina Raquel Revuelta y presentó Pedro Rollán. Entre los presentes estuvo José Ortega Cano, con su compañera y su hijo.

En Cádiz ha hecho de todo. Para el Carnaval ha trabajado en algunos coros de Julio Pardo. Para la Semana Santa ha aportado mantillas y ha colaborado con el Grupo Gaditano Mujer de Mantilla, a las que pintó un cartel.

Entre los muchos premios que ha recibido está el Gaditano del Año de 2000, o la Medalla del Trimilenario en 1999. También ganó el Alfiler de Oro en 2009, que le fue entregado en Torrequebrada, en Benalmádena (Málaga). Ha sido jurado en concursos de Mister España, Miss España, Miss Andalucía y en la elección de ninfas para el Carnaval de Cádiz.

La pintura es otra de sus aficiones. Pronto va a exponer en Chipiona los cuadros que le pintó a Rocío Jurado. El 21 de agosto será el pregonero de la Semana Cultural dedicada a la gran artista. Otra de sus grandes aficiones es la cocina. Participó en programas gastronómicos en televisión.

Cádiz siempre ha estado en su punto de mira y en su corazón. A pesar de que es un diseñador que ha presentado sus colecciones en París y en Japón. Pero nunca ha perdido de vista la ciudad que le da el aire y la vida, en la que ha remontado los momentos difíciles. En su profesión ha triunfado por todo lo alto, con el mismo talante que empezó: valiente y sin presumir, a pesar de que podría hacerlo. Colabora siempre que puede. Guarda muchos secretos, es fiable y leal, y eso tampoco es fácil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios