El rector defiende el sistema universitario público español

  • En el acto de apertura del curso 2013/14 del Ateneo criticó el incremento de tasas y de los requisitos para la obtención de becas

"Si la nota de acceso a una titulación es un 5, ¿por qué un alumno con dificultades económicas necesita un 6,5 para la obtención de la beca y, por tanto, para acceder a esos estudios?". El rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, lanzó ayer esta pregunta en el solemne acto de apertura del curso académico 2013/14 del Ateneo Literario, Artístico y Científico de Cádiz. El máximo responsable de la institución académica gaditana ofreció la lección inaugural, titulada El sistema universitario público español.

Arrancó su alocución describiendo brevemente la evolución del sistema universitario español y las características que lo definen, para luego abordar el "reciente cuestionamiento" del sistema universitario público y analizar la "desvertebración" que está sufriendo el mismo.

"Todo país fuerte y desarrollado debe contar con el soporte de un sólido sistema universitario, garante de la formación superior de calidad, referente principal en la generación de conocimiento científico y motor activo del dinamismo de su sector económico. La educación superior es la base para formar a ciudadanos libres, responsables y críticos, y sociedades más prósperas y competitivas. Nada de esto sería posible sin la existencia de un sistema universitario público, sólido y arraigado". Un sistema que en las dos últimas décadas, dijo, "se ha consolidado y no ha crecido". Lo integran los mismos actores, "haciendo más", con más titulaciones de grado y posgrado, con más grupos de investigación y más alumnos. No obstante, en este tiempo, añadió, se ha incrementado sensiblemente el número de universidades privadas en España, hasta llegar a las 31 actuales. "Desde 1991, se han abierto en nuestro país 27 universidades privadas, casi una nueva al año. Y desde 2008 se han creado siete nuevas, una de ellas en Andalucía". "La crisis, paradójicamente, ni ha impedido ni ha frenado esta tendencia, y eso que se afirma con asiduidad y ligereza que en España hay demasiadas universidades", apuntó.

Sin embargo, la crisis sí ha afectado a las universidades públicas. "Las nuevas normativas, los recortes y la carencia de financiación nos han metido de lleno en ella". Y ello, según señaló el rector, acompañado previamente de "una campaña de desprestigio y de desprecio a alumnos, personal de administración y servicios y profesores, que cuestiona la eficacia de nuestro sistema público universitario español".

González Mazo también denunció que el "incremento indiscriminado de tasas" no garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación, y recordó que el precio varía según la comunidad autonómica. "El coste de los estudios universitarios en España puede triplicarse en función del lugar donde se formalice la matrícula". Puso este ejemplo: estudiar Derecho en Cádiz cuesta 3.000 euros, y en Madrid o Cataluña 6.400. Asimismo, criticó el incremento de los requisitos para la obtención de becas que ha aprobado este año el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. "Los primeros datos son desalentadores. En el último año, los estudiantes beneficiarios de los distintos programas del Ministerio han disminuido en 24.520 perceptores (-3,1%). La igualdad de oportunidades en el acceso a la educación se ve, de este modo, quebrantada, cuando es un principio irrenunciable en las universidades públicas".

También lamentó la pérdida de toda una generación de investigadores españoles; y defendió que la prioridad debería ser "la defensa y el fortalecimiento del actual sistema universitario como pieza imprescindible para un nuevo modelo productivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios