El déficit de la diócesis de Cádiz en 2007 rozó el millón de euros

  • El vicario general, Guillermo Domínguez Leonsegui, presentó ayer el nuevo sistema, basado en la asignación tributaria a su favor, para que los católicos asuman su sostenimiento

Comentarios 39

La diócesis de Cádiz tuvo un déficit de 936.544, 25 euros el pasado año, según dijo ayer el ecónomo diocesano, Francisco Granado Díaz. Este participó en una rueda de prensa para dar a conocer la campaña en la que la Iglesia quiere animar a los españoles, fieles o no, a que marquen con una X la casilla destinada para ella en la declaración de Hacienda. Granado ofreció los datos de los ingresos y gastos del Obispado, 3.229.268,85 y 4.165.812,10 euros, respectivamente.

El sostenimiento económico de la Iglesia pasa a depender a partir de ahora de los católicos, según declaró ayer en la misma rueda de prensa el vicario general de la diócesis, Guillermo Domínguez Leonsegui, que presentó la campaña que con ese motivo se está llevando a cabo en los medios de comunicación, con el lema Por tantos que necesitan tanto.

Domínguez Leonsegui dijo que la campaña pretende también dar a conocer el servicio que la Iglesia presta a la sociedad en distintos campos, señalando que los bienes temporales de la Iglesia tienen cuatro destinos, que son el mantenimiento del culto (misas, bautizos, comuniones, bodas...), las obras apostólicas (desde la catequesis a la construcción de templos), el sostenimiento del clero y la atención a los más necesitados.

Por su parte, Juan Carlos Retegui Matute, miembro del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos, afirmó que con la autofinanciación se suprimen las ayudas directas del Estado que se sustituyen por un incremento de la asignación tributaria, que pasa del 0,52 al 0,7 % , por lo que queda en manos de los católicos y de los que deseen apoyar su labor marcando la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta, lo que no supone coste alguno para los mismos.

Asimismo dijo que es posible marcar la casilla de la Iglesia y la de otros fines de interés social, destinándose un 0,7% de los impuestos a ambos. Retegui indicó finalmente que los ingresos obtenidos a través de la declaración de la renta suponen entre el 25 y el 30% de las necesidades de la Iglesia, recibiendo el resto de las aportaciones voluntarias de los católicos, que deducen el 25% a los que los certifiquen.

Por partidas, entre las que destaca la correspondiente a la asignación tributaria, que se distribuye de acuerdo con unos criterios establecidos por la Conferencia Episcopal, y que fue de 1.537.134,50 euros. Le siguen las aportaciones voluntarias de los católicos (colectas, suscripciones, donativos), 663.631,47 euros; otros ingresos (tanatorios, capellanías, tasas, subvenciones), 558.064,60 euros; ingresos de patrimonio y otras actividades (alquileres de inmuebles, actividades económicas), 425.438,28 euros, e ingresos extraordinarios otros 45.000 euros.

Respecto a gastos, la retribución del clero supuso 1.536.215,99 euros; a la construcción de nuevos templos, rehabilitación y obras de se destinaron 1.241.211, 65; a las acciones pastorales y asistenciales 639.571,56; a la retribución del personal seglar (salarios y seguridad social) 372.985,77 euros; a la conservación y funcionamiento de edificios 279.152,13 euros, y a aportaciones al Seminario Diocesano 96.675 euros.

0,7 %

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios