Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Trofeo carranza La fiesta del verano deja de ser lo que era

El 'botellón' sustituye a las parrillas

  • Las barbacoas apenas dejan huella en las carnicerías de la ciudad. Cada vez son más los jóvenes que acuden a la cita tras haber cenado en sus casas y provistos únicamente de bebidas alcohólicas

Comentarios 26

Mañana tendrá lugar la tradicional noche de las barbacoas con motivo de la final del Trofeo Carranza, una velada a la que cada año acuden menos gaditanos.

Todo, o casi todo, tiene cabida en este encuentro en el que la carne, y sobre todo la bebida, se convierten en protagonistas. La nevera con el hielo es fundamental y un carrito para transportar toda la compra, tampoco viene nada mal cuando hay que ir con la despensa a cuestas por la arena.

Y carritos de la compra es precisamente lo que no se han visto estos días por las carnicerías, o al menos no para llenarlos con carne para las barbacoas. Los carniceros aseguran que cada año cuentan con menos encargos, y que ayer, a dos días de la gran noche, la cosa seguía como siempre. La gente que sigue fiel a esta fiesta prefiere dejarlo todo para el último día, pues quizás se sume alguien más al grupo y cambien las cantidades que hay que comprar. Lo cierto es que entre la clientela se nota cierta desgana este verano: "yo antes si me acercaba con mis hijos, pero ahora prefiero quedarme tomando algo por el paseo marítimo. Ellos sí salen con sus amistades", explica María José Sánchez mientras saca el monedero para pagar su compra. Y los más jóvenes tampoco se alejan demasiado de este tipo de comentarios, pues aunque serán muchos los que invadan la arena gaditana mañana, no todos irán previstos con carbón y carne. La bebida en todas sus modalidades será la gran anfitriona de la velada: desde refrescos hasta cervezas, sin olvidar todo el resto de consumiciones alcohólicas. La comodidad ha invadido a esta generación que sólo tiene ganas de pasárselo bien y "estar de cachondeo toda la noche", como asegura Christian Prián, un joven que mañana quedará con sus amigos para disfrutar del ocaso en la playa. José Miguel Mariscal, otro joven de la ciudad, explica que "vamos para beber", aunque llevarán carne para la barbacoa, pues pasarán allí toda la noche y el gusanillo les visitará en algún momento.

Este año el kit de barbacoas costará de forma similar al del verano pasado. El plato contundente de la noche es abarcado en todas sus variedades. Los hay que prefieren las costillitas, que encuentran a 5.80 euros el kilo; otros se decantan por las hamburguesas (a 6 euros si son de pollo) y las salchichas a 6.50 euros. Pero lo que sin duda no puede faltar en una barbacoa son los pinchitos, producto que encontramos a 6 euros (si se prefiere de pollo) o a 5 euros (si se elige el cerdo).

Por su parte, los precios de las bebidas varían conforme a la marca que se compre, eso sí, como siempre, las marcas blancas salen más asequibles a los consumidores. Por 5 euros, un gaditano se hace con 50 vasos normales, 25 de tubo y 50 platos de plástico. Y ya de postre, para aquellos afortunados a los que aún les quede hueco en el estómago, una tajada de sandía o melón bien fresquitos, frutas de temporada que se encuentran alrededor de un euro el kilo.

Sea cual sea el menú, la tradicional noche de las barbacoas ya apenas guarda semejanza con lo que en su día fue: una fiesta familiar en la que todos se reunían alrededor de la barbacoa y disfrutaban tranquilos de la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios