La asociación de peatones La Zancada niega que la regulación perjudique a la hostelería

  • Aseguran que si se acaba con la saturación, se revalorizarán las terrazas y se abrirán otras nuevas

Comentarios 1

La Asociación Gaditana de Peatones La Zancada considera "del todo falso" que la nueva ordenanza de regulación de las terrazas de bares y restaurantes vaya a perjudicar al sector. "Todo lo contrario, resulta evidente que la beneficia y que favorece la creación de empleo", dicen en un comunicado.

En La Zancada entienden que "el supuesto perjuicio de la ordenanza para la hostelería se funda en un análisis muy superficial". Primero, "porque los espacios saturados terminan perdiendo interés para los usuarios y calidad en su servicio; y una buena terraza es aquella en la que puede verse a la gente pasear, no la que a fuerza de ocupar el espacio disponible obliga a los paseantes a dar un rodeo por otra calle para evitarla. De modo que la regulación, los límites de ocupación, ponen las condiciones para que aumente el valor de la terraza y la calidad del servicio que prestan". Segundo, "porque una normativa que impida la actual saturación que se produce en determinadas calles y plazas de la ciudad está creando las condiciones para que aparezcan nuevos establecimientos y nuevas terrazas en lugares alternativos. La regulación no destruye empleo, sino que favorece la apertura de nuevos establecimientos con cierta calidad de manera más dispersa. Nada mejor para que esto ocurra que avanzar con decisión en la peatonalización del casco histórico y de determinadas áreas de Cádiz extramuros; es de lamentar, esto sí, que la alcaldía de la ciudad no considere este asunto prioritario".

Desde La Zancada recuerdan que "sin regulación, aparecen los abusos; el más fuerte o el más hábil se apropia del espacio, y son los débiles los que sufren los atropellos. Los peatones, en particular los de movilidad reducida, y los vecinos, son los que de manera cada vez más insistente se quejan de la situación a la que está conduciendo esta falta de regulación"

Aseguran que "en las plazas apenas queda ya sitio para que nuestros niños puedan jugar; en muchas calles la gente se ve obligada a circular en fila india y cada vez es más difícil pararse o sentarse a conversar sin tener que consumir".

"La situación se hace de veras difícil para los que llevan a sus críos en un carrito, o para las personas invidentes, o para los que tienen que usar permanentemente o de manera puntual una silla de ruedas", recuerdan, sin olvidar que "también los vecinos tienen derecho al descanso y a poder entrar y salir de sus casas cómodamente"

La Zancada cree, existiendo una normativa estatal que hay que cumplir y cuando en todas las grandes ciudades se está regulando este asunto, "lo alarmante sería que una corporación municipal no hiciese su trabajo y mirara a otro lado haciéndose cómplice de los que abusan".

Por eso, la asociación de peatones anima a todos los colectivos implicados a participar activamente en mejorar el borrador elaborado por los técnicos municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios