Unión, ilusión y trabajo ante el incierto futuro

  • 25 años después, alumnos de la primera promoción de la Facultad de Económicas y Empresariales recuerdan su paso por el centro

Este 2016 se cumplen 25 años de la conversión de la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y también se celebra que hace un cuarto de siglo se graduó su primera promoción. Por ello hablamos con tres antiguos alumnos que se licenciaron en 1991, quienes recuerdan cómo fueron los comienzos y cómo les ha influido su paso por este centro educativo.

Juvencio Maeztu es director general de Ikea en India. Llegó a la empresa sueca en el año 2000, donde ha ocupado diversos cargos tanto en España como en Reino Unido. De la facultad recuerda que había "mucha unión y trabajo conjunto entre profesores y alumnos. Estábamos creando algo juntos y éramos conscientes de que nuestra actitud y esfuerzo eran fundamentales para consolidar el proyecto de la facultad. Nos preocupaba mucho conectar las aulas con la realidad económica de la provincia".

Con un currículum apabullante, Juvencio considera que "estudiar la carrera de Económicas y Empresariales me facilitó una magnífica plataforma para mi posterior desarrollo". No obstante, tiene claro que "estudiar la carrera en sí no es garantía de obtener un empleo. Creo que las salidas profesionales están mucho más vinculadas con la actitud, la curiosidad, el reto y el esfuerzo. Hay que salir de nuestra zona de confort, de la comodidad de lo establecido y aventurarse en lo desconocido. Es esa actitud de curiosidad, esfuerzo y compromiso la que abre las puertas de las salidas profesionales. Y, sobre todo, te hace crecer como persona".

Félix Taboada es gerente de la empresa municipal Grupo Energético de Puerto Real, S.A.(GEN), entidad responsable de la prestación de los principales servicios públicos de la localidad. Anteriormente fue director general del Consorcio de la Zona Franca de Cádiz.

Al igual que Juvencio, Félix destaca "el extraordinario grupo y equipo que logró hacerse entre los alumnos, que veníamos de distintos destinos, y los docentes, entre los que igualmente se daba una mezcla de profesionales con experiencia y recién titulados que hacían su debut en tales tareas, siendo en muchos casos incluso más jóvenes que bastante de los alumnos".

Entre las anécdotas rememora "el frío y las difíciles condiciones que tuvimos que soportar durante el primer año en el aula magna de la escuela que se improvisó como espacio para impartir estas primeras clases de la facultad". A pesar de todo, cree que "el cóctel de ilusión y ganas creado por docentes y alumnos y la heterogeneidad comentada permitió la salida de extraordinarios profesionales que vienen demostrando hoy su gran valía".

Según su experiencia, "a cualquier estudiante le diría que la obtención de la titulación no es el final de un ciclo sino realmente el inicio de un ciclo formativo profesional permanente pues son nuestra actitud, el deseo constante de mejora y la formación continua los únicos garantes de nuestra valía profesional".

En la Facultad sigue Ana Fernández, aunque en este caso como profesora titular del Área de Economía General. Sobre su etapa a principios de los 90, "recuerdo pocos medios y un reducido grupo de profesores que, con gran ilusión, esfuerzo y dedicación, supo sacar adelante un proyecto de gran relevancia para la Universidad de Cádiz y para la sociedad en general".

Testigo directo del cambio que se ha producido en la facultad, piensa que "ha madurado consolidándose en el ámbito docente e investigador como una institución que cumple con las exigencias de calidad que demanda la sociedad. Creo firmemente, y es mi compromiso, que nuestros alumnos salen al mercado laboral con sobrada formación y capacitación para integrarse en los equipos de trabajo que demanda la empresa actual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios