La locura todo lo cura

  • La obra de Jardiel Poncela no podía faltar en el Festival de Comedias de El Puerto

Un momento de la representación del viernes en El Puerto de Santa María. Un momento de la representación del viernes en El Puerto de Santa María.

Un momento de la representación del viernes en El Puerto de Santa María. / andrés mora.

El Festival de Comedias portuense sigue trayendo lo mejor de la dramaturgia dentro del panorama español con cada temporada celebrada. El viernes el gran escenario del patio de Safa- San Luis era testigo de ello con el clásico Eloísa está debajo de un almendro, de Enrique Jardiel Poncela, que está triunfando de nuevo en todos los teatros del país gracias a la versión de su propio bisnieto, Ramón Paso.

Jardiel Poncela ha sido durante años clasificado como el precursor del teatro del absurdo, por sus textos hilarantes y enredados haciendo de obras como ésta una disparatada comedia donde la locura es la mayor protagonista.

El propio ministro Méndez de Vigo había recomendado la obra esta misma semana

En cuanto a su director, Mariano de Paco, es un experto en hacer disfrutar al público de obras clásicas como la presentada el viernes en El Puerto. Para esta ocasión, ha sabido rodearse de un gran elenco de diez actores como Ana Azorín, Mario Martín o Soledad Mallol. Todos ellos dieron lo mejor de sí en el escenario haciendo reír a carcajadas al numeroso público asistente con sus interpretaciones.

Este éxito de convocatoria contaba incluso con la recomendación del propio ministro de Cultura, Iñigo Méndez de Vigo, además de las buenas críticas que ha ido cosechando esta representación allá por donde ha pisado; su éxito fue más que evidente pero además cumplió las expectativas de los presentes, un hecho difícil de alcanzar en los tiempos que corren.

Con respecto a los efectos audiovisuales, su escenario multifuncional nos hizo trasladarnos de un cine a una casa de locos con tan solo un cambio de mobiliario. El cubo cuadrado de luces por donde los actores se mueven durante la obra juega un papel importante interactuando con el texto y con los personajes de la historia, dando más dimensionalidad y escapando del atrezo convencional.

Una obra de lo más completa que contiene dosis de amor, misterio e incluso drama llevados a la máxima potencia de la locura para hacer vivir al espectador una experiencia que bien puede desentrañar sentimientos de indiferencia o rechazo, o por el contrario puede dejar al asistente totalmente hipnotizado ante las secuencias narradas. Es recomendable asistir a esta función para poder experimentarlo y desentrañar así el misterio que ocultan sus personajes. Para ello, tan solo una pista: Eloísa está debajo un almendro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios