El Simpecado de Cádiz, en San José

  • La hermandad del Rocío inicia la cuenta atrás para el próximo Lunes de Pentecostés, el 1 de junio de 2009

La hermandad del Rocío de Cádiz concluyó anoche el camino de vuelta de la romería almonteña y los romeros inician ya la cuenta atrás para la de 2009, año en el que el Lunes de Pentecostés será el uno de junio.

Unos 150 romeros gaditanos iniciaron en la mañana del martes el regreso a la capital a través del coto de Doñana, donde en el Pilón del Lobo rezaron el Angelus con los de Jerez, Arcos y San Fernando antes sus respectivos simpecados.

Tras el almuerzo, en la Laguna del Sopetón, la caravana acampó seguidamente en el Corral de Félix, donde pernoctaron también Jerez, El Puerto, Arcos, San Fernando y Chiclana.

Los gaditanos reanudaron el camino a primeras horas de la mañana, almorzaron en La Plancha y a las cuatro de la tarde salieron de Doñana por Malandar y embarcaron el Simpecado hacia la playa sanluqueña de Bajo de Guía.

La expedición se trasladó por carretera hasta los pinares del Río San Pedro donde el Simpecado volvió a colocarse en su carreta para cruzar el puente Carranza y formar la comitiva a la altura del complejo Ciudad de Cádiz y, precedida de banderas e insignias, llegar hasta la parroquia de San José, donde se cantó la Salve en acción de gracias.

Manuel Montaño, hermano mayor de la hermandad gaditana, destacó la colaboración que había recibido por parte de todos los romeros tanto a la ida como a la vuelta, además de resaltar el encuentro de la Virgen con el Simpecado de la hermandad de Cádiz, a las seis de la madrugada del lunes, entre las casas de hermandad de San Juan del Puerto y Triana, donde le rezaron la salve los sacerdotes Oscar González, director espiritual de la hermandad, Marco Antonio Huelga y Juan Enrique Sánchez.

Asimismo adelantó que el año que viene, en el camino de vuelta, por acuerdo de las cinco hermandades que pernoctan en el Corral de Félix, cada año se celebrará la Eucaristía ante uno de los simpecados, correspondiendo el año próximo al de Cádiz.

Montaño comentó también que las hermandades que hacen el camino de Cádiz tienen previsto reunirse para abordar las restricciones en el tránsito motorizado que les impone la Consejería de Medio Ambiente. "Los rocieros somos los que más cuidamos ese espacio natural, pero en Cádiz no hay campo y no tenemos animales de tiro", afirmó el hermano mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios