La Sierra recibe la primera nevada del año para provecho del sector hostelero

  • Los primeros copos desploman los termómetros y dejan a la población tiritando · El sector turístico del interior aplaude la nieve como reclamo para dar un impulso a la temporada alta

Llegó la primera nevada del invierno a la Sierra gaditana y los termómetros se desplomaron en picado. Varios pueblos de la comarca amanecieron ayer con un manto blanco que dejó magníficas estampas en la zona. Y también una bajada del mercurio que sobrepasó los dos grados bajo cero en algunos puntos, dejando a la población tiritando de frío.

La nieve pintó de blanco los tejados y las siluetas de los municipios de Benaocaz, Villaluenga del Rosario y Grazalema, que dieron la bienvenida a los primeros copos de la temporada, que cada año se traducen en la visita de miles de visitantes para provecho del sector hostelero de la zona.

La normalidad imperó a lo largo de toda la jornada, pese a que la nevada dejó algunos problemas en los accesos a Grazalema y varias carreteras cortadas por acumulación de placas de hielo. Si por la mañana la tranquilidad fue la tónica, ya por la tarde los pueblos comenzaron a recibir a los primeros visitantes de otros puntos de la provincia. También las reservas en los hoteles para este fin de semana se han disparado a cuenta de la llegada tan especial. "A ver si compensa estas Navidades, que han sido bastante flojas por culpa de las lluvias", señalaba un vecino de la zona.

La carretera A-372, que enlaza Grazalema con El Bosque a través del puerto de El Boyar, permaneció buena parte de la mañana intransitable mientras que una máquina quitanieves limpiaba de hielo la calzada. Por su parte, el puerto de las Palomas, en la carretera que une Grazalema con Zahara permanece cerrado desde antes de Navidad por derrumbe de un tramo de calzada.

También los dos primeros kilómetros de la carretera provincial CA-9123, que llega hasta Algodonales, por la Ribera del Gadoivar, estuvieron algunas horas con tráfico restringido por la incidencia de la nieve.

Pese a ello, las inconveniencias fueron pocas para miles de vecinos de los pueblos que acogieron con satisfacción la llegada a la provincia gaditana de la primera nevada del año. Y ya se sabe: 'año de nieves, año de bienes'.

Polvo blanco contra la crisis para estos pueblos pequeños que esperan para este fin de semana un aluvión de visitas de turistas ávidos de contemplar imágenes únicas de cumbres y picos del macizo de Grazalema blancos. "Ha llamado mucha gente para reservar", contó una empleada del hotel Villa de Grazalema, de la red hotelera de Diputación, Tugasa.

"A las nueve de la noche del jueves comenzó a caer granizos como garbanzos". Así de gráfica se mostró también una vecina de Villaluenga del Rosario, relatando los primeros compases de esta nevada, que no cogió por sorpresa a nadie ya que en pocas horas las gélidas temperaturas fueron el mejor presagio.

A las diez de la mañana de ayer, la vía más transitada para poder acceder a Grazalema era la A-2302, la del Puerto de los Alamillos (822 metros de altitud), donde la mayoría de los vehículos circulaban con mucha precaución debido a las placas en la calzada.

La jornada blanca tampoco impidió que las faenas del campo se vivieran con demasiadas complicaciones debido a que la nevada no había sido muy copiosa. Eso sí, algún ganadero daba algunas pinceladas de realismo al fenómeno blanco que mueve estos días a un tropel de gentes hasta la zona: "la nieve, muy bien y muy bonita para los turistas. Pero nosotros la sufrimos cuando hay que trabajar y echarse a la carretera".

Precisamente en Grazalema, la Policía Local tuvo que salir al encuentro de una conductora a unos tres kilómetros del puerto del Boyar para socorrerla, sin mayores consecuencias. Por su parte, el Ayuntamiento se afanó en esparcir sal en los tramos más resbaladizos para evitar males mayores como en la travesía de la zona de El Tajo, la carretera La Granja o la calle Nueva. Pero, sin lugar a dudas, los más pequeños fueron los protagonistas de la jornada ya que los copos han sido el mejor regalo para despedirse de las vacaciones navideñas.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) da como previsión para la jornada de hoy en Grazalema temperaturas de hasta seis grados bajo cero. La cota de nieve se sitúa sobre los 600 metros y la probabilidad de lluvia es del 45%. Situación parecida se vivirá también en Benaocaz y Villaluenga del Rosario, con mínimas también que superan los menos seis grados y máximas de unos tres grados.

Al respecto, en este último pueblo, su Ayuntamiento ha organizado un retén de emergencia con tres personas y una máquina especial para todo el fin de semana en caso de que el acceso principal a las explotaciones ganaderas, en Los Llanos del Republicano, quede intransitable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios