el puerto de Cádiz se abre a los megayates

Príncipe busca atraque para su megayate

  • El buque de lujo 'Yas', propiedad de un miembro de la casa real saudí, permanece amarrado a puerto gaditano y estudia convertir Cádiz en su base permanente

El megayate 'Yas' permanecerá en Cádiz durante varios días atracado en el Muelle Marqués de Comillas. El megayate 'Yas' permanecerá en Cádiz durante varios días atracado en el Muelle Marqués de Comillas.

El megayate 'Yas' permanecerá en Cádiz durante varios días atracado en el Muelle Marqués de Comillas. / lourdes de vicente

Cádiz y los gaditanos están más que acostumbrados a las imágenes que dejan los grandes cruceros en el muelle de la capital. A pesar de ello, desde este lunes, un megayate, el Yas, quedó atracado en el Muelle Marqués de Comillas, en una de las zonas de amarre de los buques de Canarias. Sobre su origen se sabe poco, ya que la identidad de su propietario puede quedar al margen de cualquier trámite burocrático necesario para atracar en un puerto como el gaditano.

A pesar de ello, fuentes del sector cuentan a este periódico que el dueño de este gigantesco yate, uno de los más grandes del mundo con sus 141 metros de eslora, es un príncipe miembro de la Casa Real de Arabia Saudí.

El 'Yas' permanecerá en Cádiz posiblemente hasta el próximo día 25 y mientras yace aquí, andan calibrando la posibilidad de convertir al puerto gaditano en su base permanente mientras no navega por el mundo paseando a su príncipe saudí.

Su gran tamaño, según las mismas fuentes, se ha convertido en un auténtico obstáculo a la hora de encontrar un puerto que lo cobije. Al parecer los grandes pantalanes de la Costa del Sol o de Canarias no deben de ser del gusto del propietario y podría dejar aquí atracado su 'Yas' entre ruta y ruta.

Este lunes llegó a la capital consignado por Lamaignere, que se ha ocupado directamente de toda sus tramitaciones burocráticas así como de cubrir todas las necesidades que su estancia pueda generar. Desde Lamaignere indicaron que, durante su semana en Cádiz, no ha requerido grandes dispendios, tan sólo algunos víveres y algún que otro Mercedes de la Clase C. A pesar de todo, aunque el propietario pudiera ser de sangre azul, fuentes portuarias afirman que, a día de hoy, tan sólo permanece en el megayate una parte de la tripulación que suele estar compuesta por casi medio centenar de personas al servicio de un único propietario y de sus habituales invitados.

Más allá de lo colorido de la estancia, si el puerto de Cádiz y la ciudad en sí le gustan al árabe, el muelle gaditano podría convertirse en su puerto base, abriéndose así la posibilidad de una especie de efecto llamada que podría traer hasta Cádiz a otros megayates que busquen lo mismo que busca el gentil príncipe: un lugar en el que atracar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios