Juicio por el crimen de la viña

La Policía Científica califica de "extraño" en su declaración la ausencia de huellas en la casa de la víctima

  • El agente encargado del caso destacó también que en la inspección realizada al hogar de la víctima tras el crimen le llamó la atención que estuviera todo ordenado

Un agente de la Policía Científica que realizó la inspección en el conocido en Cádiz como 'crimen de la Viña', donde falleció una mujer apuñalada y se juzga por ello a una pareja que era su vecina, declaró hoy en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial que le llamó la atención que estaba «todo» ordenado.

Asimismo, el agente señaló que tampoco encontraron ninguna huella en la habitación donde se produjo el crimen, lo cual calificó como «extraño», ya que indicó que en una casa donde vive gente al menos siempre se encuentran huellas de los moradores de la vivienda.

No obstante, indicó que no se tomaron huellas de la mesa de la habitación ni del teléfono, ya que consideraron que habían sido 'contaminadas' al haber sido tocadas por otras personas (la secretaria judicial en el caso de la mesa y un familiar el teléfono) antes de empezar la investigación.

El agente destacó el orden de la casa a pesar de que supuestamente se había producido en el interior una muerte violenta y señaló que el armario se encontraba cerrado y la cama, donde estaba la mujer muerta, estaba sin deshacer.

Por otra parte, también declaró uno de los agentes de la Policía Nacional de la patrulla que llegó primera al lugar de los hechos, que, tras dudar, declaró que la televisión se encontraba encendida y con un volumen muy alto.

Además, también pasó por el estrado como testigo el que entonces era comisario provincial en Cádiz, cuyo testimonio se basó en relatar cómo fue la declaración en Comisaría de uno de los acusados, señalando que realizó una primera hasta que el abogado del detenido «la suspendió y se marchó», lo cual fue «una sorpresa».

El interrogatorio de las partes al comisario giró sobre el procedimiento realizado para tomar declaración al acusado, ya que éste manifestó ayer que había sido amenazado por la Policía, lo cual fue negado por el entonces comisario, que apuntó que en la primera declaración realizada, que no se llegó a firmar al ser suspendida, el acusado hizo un relato de los hechos por sí solo.

El juicio por el conocido como 'crimen de la Viña, donde hay una pareja acusada por un presunto delito de allanamiento de morada, robo y asesinato, es la segunda vez que se realiza, ya que estos hechos, cometidos en 1998, fueron juzgados en el año 2002, dando la Audiencia una sentencia absolutoria al considerar el jurado popular como no culpables por falta de pruebas a los dos acusados.

La sentencia absolutoria fue recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que en marzo de 2003 ordenó repetir el juicio porque consideró que a la familia de la víctima no se le facilitaron las cosas para estar en el juicio como acusación particular. La decisión del TSJA fue revocada en marzo de 2005 por el Tribunal Supremo y posteriormente el Tribunal Constitucional revocó al Supremo, ordenando repetir el juicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios