Crónicas del Doce

Peligra Plaza de Sevilla

  • El enésimo retraso en la firma del convenio deja en el aire el cumplimiento de los plazos en la urbanización de todo el entorno de la plaza de Sevilla l El Ayuntamiento pretende adjudicar este mismo año las obras de construcción del aparcamiento subterráneo bajo la Carretera Industrial

Comentarios 5

La remodelación de la plaza de Sevilla es uno de esos grandes proyectos urbanos de los que se habla año tras año pero que nunca acaba por ser realidad, hasta el punto de dudar incluso si ha existido alguna vez o si únicamente forma parte de la fantasía ciudadana.

Hace apenas tres años todo parecía que iba viento en popa. A buen ritmo se había construido la nueva terminal ferroviaria y se acababan de concluir las obras del vestíbulo y de la rehabilitación de la estación de 1905, como ejes de un gran complejo de comunicación y de ocio. Se contaba también con un proyecto, ambicioso, únicamente pendiente del visto bueno de la Consejería de Obras Públicas. Todo era ponerse y ejecutar los nuevos equipamientos e infraestructuras incluidas en el Plan, esencial en su conjunto para asentar el desarrollo del casco antiguo de la ciudad.

Pero el impulso urbano se topó con el enfrentamiento político entre dos administraciones, Ayuntamiento y Junta, que acabó por dejar congelada toda las actuaciones en la zona, al imponer la administración regional una serie de modificaciones. Y en esa estamos, dándoles vueltas a un convenio que se dice definitivo desde hace unos meses pero que por parte de la Consejería de Obras Públicas no se encuentra fecha para su firma, para desesperación municipal.

El pasado domingo, aprovechando el convocatoria para la firma del convenio que posibilita la construcción del nuevo hospital de Cádiz (en este caso no hubo problemas de agenda para montar un acto público con abundancia de invitados vecinales), el teniente de alcalde de Urbanismo, José Loaiza, y el delegado provincial de Obras Públicas, Pablo Lorenzo, volvieron a hablar sobre el tema. El primero reclamó, ya desesperado, una fecha para el convenio; el segundo indicó que los distintos gabinetes tendrían que fijar el día y la hora. Y en esa estamos. Como hace medio año. Esperando.

La cuestión es si la ciudad puede esperar más. Visto el calendario, la respuesta es 'no'.

El calendario en Cádiz ya no tiene doce meses. Ahora todo lo que empieza tiene como tope el 2012, y aunque parezca que los cuatro años que hay por delante son suficientes para ver culminada la operación en plaza de Sevilla, la historia reciente de esta ciudad está llena de ejemplos que hacen temer que una de las puertas del Cádiz del Bicentenario se quede a medio hacer en tan emblemática fecha.

Intentando romper este mal fario, el Ayuntamiento está trabajando ya en la redacción de un anteproyecto para el aparcamiento que irá bajo la nueva avenida de cuatro carriles en la que se convertirá la Carretera Industrial.

Esta actuación es, a todas luces, prioritaria pues será esta vía la que se utilice para conectar el casco antiguo con el segundo puente, y se supone que el tercer acceso estará listo en 2011. La pretensión municipal es intentar adjudicar esta obra antes de que concluya 2008. Es un proyecto relativamente complicado pues obliga a una modificación de la vía férrea, pero durante su desarrollo el resto de las administraciones tendrán tiempo para realizar la tarea que en estos últimos tres años han sido incapaces de sacar adelante: la redacción de los proyectos de las nuevas dependencias administrativas que se levantarán a lo largo de esta avenida, como las de la Seguridad Social y, puede, la Aduana.

Y ahí está la cuestión. Llevamos cinco años esperando la Ciudad de la Justicia y otros tanto la ampliación del Parador, sin que este tiempo se haya aprovechado por parte de Junta o Estado para encargar los proyectos correspondientes, recuperando con ello parte del tiempo perdido. Da miedo pensar qué va a pasar con la Plaza de Sevilla. ¿Por qué no está el proyecto de la Tesorería General de la Seguridad Social? ¿Y el de la Aduana?¿Y la Casa del Mar? ¿Y la nueva sede de la Autoridad Portuaria?

Junto a ello, queda por saber cómo será el acceso a las instalaciones ferroviarias, hoy un camino destartalado, y el propio parque de las Cuestas de las Calesas, que incluye la recuperación del frente amurallado.

Hay menos de cuatro años, si la firma del convenio no se retrasa aún más, para que Junta, Estado, y Adif elaboren los proyectos que afectan a todos los equipamientos que dependen de ellos. Lo lógico es invertir en este proceso un mínimo de un año; después se comenzará a contar el tiempo de la construcción pura y dura. Será entonces cuando se pueda urbanizar el espacio público de la plaza. Demasiadas cosas pendientes para tan poco tiempo.

Es cierto que si se tiene dinero y voluntad política es posible cumplir los plazos; pero hasta ahora la voluntad de algunos, especialistas en poner impedimentos, pone en cuarenta el calendario ideal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios