Marea blanca gaditana denuncia falta de recursos sanitarios en las navidades

  • Critica el deterioro de la sanidad pública por el ritmo lento de las asistencias y el poco personal médico

El balance que la marea blanca gaditana hace de estas navidades en cuestiones sanitarias no puede ser más negativo. En un comunicado enviado durante el día de ayer, claman contra lo que consideran unas "vacaciones sanitarias". De este modo, desarrollan en su escrito que "las enfermedades no tienen vacaciones ni entienden de períodos festivos. Por otro lado, las navidades coinciden con un período invernal en el que las infecciones virales catarrales y gripales son previsibles por lo que no sólo no se debe debilitar el sistema sanitario público sino que habría que reforzarlo".

Desde marea blanca lamentan que otra navidad más destaque para mal en el ámbito de la sanidad pública. "Ha vuelto a ocurrir un deterioro de la sanidad pública debido a una ralentización de la actividad asistencial cuando todavía no se había recuperado plenamente del parón veraniego", aseguran. El motivo de que esto ocurra, apuntan, está en que los profesionales que se ausentan para disfrutar de vacaciones navideñas no son sustituidos, por lo que las plantillas reales de los centros sanitarios se ven mermadas y causa un bajón considerable en la calidad de la atención sanitaria.

Lamentan que del 26 de diciembre al 8 de enero hubiera dos centros de salud cerrados

"Las repercusiones negativas de estos hechos son mucho más notorias en Atención Primaria, en la que la situación es insostenible. Se han llegado a cerrar dos Centros de Salud en la ciudad de Cádiz por las tardes desde el día 26 de Diciembre hasta el día 08 de Enero. Lo habitual en el resto de los centros es que la atención sanitaria durante todo el período vacacional (que es casi de un mes) la realicen la mitad de los profesionales debidos. Es fácil deducir las consecuencias", destacan con enfado.

Por otra parte, enfatizan que "los centros ambulatorios de especialidades (en Cádiz, Vargas Ponce) no se cierran pero las agendas de consultas están bloqueadas. Los pasillos de consultas permanecen vacíos como si no existieran pacientes esperando. Las listas de espera aumentan y las urgencias hospitalarias se sobrecargan". Esta situación también puede verse en los hospitales. "Ocurre lo mismo pero se percibe con menor dramatismo. Las plantillas de los controles disminuyen y las habitaciones acogen a menos enfermos de lo habitual", aseveran.

En marea blanca, entienden que el panorama es desalentador y que estas quejas deben ser escuchadas cuanto antes por las administraciones públicas competentes.

El comunicado concluye aclarando que "no debemos ni queremos resignarnos a que estos hechos ocurran en todos los períodos vacacionales. Tenemos que conseguir que los profesionales que marchan de vacaciones reglamentarias sean sustituidos. El deterioro de la sanidad pública hay que detenerlo porque es factible, urgente y necesario. Consiste sólo en tomar las decisiones políticas adecuadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios