El Gobierno desoye las protestas y no tocará los impuestos de los combustibles

  • Los pescadores se movilizan en Madrid ante "la peor crisis" de los últimos cien años

Miles de pescadores llegados de toda España se manifestaron ayer ante las puertas del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino para protestar por la situación en la que se encuentra el sector pesquero, que según sus represententantes, está "muerto". Apoyados por compañeros franceses, italianos y portugueses, los congregados (10.000 según los convocantes y 2.000 según la Policía) exigieron a la ministra medidas que compensen el alza del precio del gasóleo, que, según aseguran, se ha cuadruplicado en los últimos cinco años. El Gobierno, por boca de su vicepresidente, hizo ayer oídos sordos.

Durante la protesta, convocada por la patronal Cepesca y la Plataforma en Defensa del Sector Pesquero, se repartieron 18.000 kilos de merluza, lirios y jureles procedentes de La Coruña y otros 2.000 kilos de pescadilla del puerto de Celeiro (Lugo). La concentración se prolongó durante más de dos horas en un ambiente tenso, controlado en todo momento por efectivos antidisturbios, ante quienes los manifestantes llegaron a arrojar cajas de pescado.

Bajo los sones de la banda sonora de Titanic, patrones y pescadores, algunos con chalecos salvavidas, portaban figuras de espinas de pescado con crespones negros y pancartas que rezaban SOS. La pesca se hunde o Estamos en ruina, así como fotografías de la ministra del ramo, Elena Espinosa, junto a la que se leía Pirata del sector pesquero, e incluso Zapatero no, Sarkozy, sí, en referencia a la propuesta del presidente galo de rebajar el impuesto que el Estado aplica al combustible.

El secretario general de Cepesca, Javier Garaz, indicó que ésta es la mayor crisis en los ultimos 100 años, ya que los pescadores "se endeudan cada día que salen a pescar". En los últimos cinco años el precio del gasoleo ha aumentado un 320%, mientras que el precio del pescado en primera venta está "por los suelos", en los niveles de hace 20 años. Ante esta situación, señaló que es posible que en 15 o 20 días toda la flota europea pueda estar parada.

Las medidas solicitadas para solventar la crisis son un plan de viavilidad de futuro, con medidas de choque "que vayan directamente al bolsillo de los pescadores", así como la existencia de un gasóleo profesional con un precio de 0,40 euros, frente a los 0,80 que se pagan en la actualidad, además de interrumpir las cotizaciones a la Seguridad Social de forma "momentanea". Los pescadores recordaron que el precio del gasóleo se lleva entre el 50 y 60% de los beneficios.

El ministro de Economía, Pedro Solbes, indicó tras el Consejo de Ministros que rebajar la fiscalidad de los combustibles va "en la línea equivocada", ya que aumentaría las tensiones sobre la demanda, remando así en contra de la propuesta lanzada en Francia por su presidente, Nicolas Sarkozy. A su juicio, sería una media "cortoplacista" que se volvería "contra ellos y nosostros" a medio plazo.

Al margen de la protesta en Madrid, las lonjas de toda España secundaron las protestas con un paro en su actividad. La Federación Andaluza de Cofradías, que acoge a 1.250 embarcaciones y unos 12.000 marineros, señaló ayer que el seguimiento de la huelga fue "masivo". Lo mismo ocurrió en el resto del litoral, desde puertos claves como el de Vigo hasta los del País Vasco, Valencia o Cataluña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios