Disminuyen las ventas durante las rebajas en más de un diez por ciento

  • Tras una desastrosa campaña de Navidad, los comerciantes no han podido desquitarse en los primeros días de enero y están recibiendo menos ingresos de los que obtuvieron en el curso pasado

La época de rebajas ha sido siempre sinónimo de bonanza económica para los comerciantes, pero en los últimos años parece que la dinámica está cambiando. Los establecimientos gaditanos están registrando menos ganancias que en fechas anteriores y, a pesar de que siguen vendiendo mucho, la diferencia con respecto a 2007 es evidente. La mayoría de los vendedores coinciden en admitir que la principal causa de esta situación no es otra que la subida generalizada de los precios y la gran bajada del nivel adquisitivo de los consumidores.

El presidente de la Asociación de Comerciantes de La Laguna, José Piñeiro, ha realizado una encuesta entre más de doscientas tiendas y ha estimado que se han registrado menos beneficios que en 2007. "Teníamos las esperanzas puestas en las rebajas después de unas navidades tan malas, pero las ventas han caído en algo más de un diez por ciento". En su opinión, la causa de estas pérdidas es la bajada poblacional que ha sufrido la ciudad en los últimos años. "Hay menos personas en Cádiz, con lo que se compra menos, se gasta menos y se gana menos". Piñeiro destaca el sector de regalos y de ropa como los más afectados. "Las ventas en informática se han mantenido más o menos, y las de telefonía han subido, pero los establecimientos de prendas han sufrido un descenso inhabitual esta temporada".

Los comerciantes coinciden en que las navidades han perdido su importancia como época importante de ventas por la pronta llegada de las rebajas, pero no esperaban que el comienzo de año fuera tan malo para sus intereses. Tenían previstas ganancias mayores y, en vez de eso, se han encontrado con importantes pérdidas con respecto al curso anterior. Piñeiro continúa añadiendo que "el descenso en las tiendas de regalos ha fluctuado entre un veinte y un treinta por ciento, y el de las de ropa entre un cinco y un seis".

El presidente de la Asociación de Comerciantes de La Laguna le resta importancia a la subida de los precios con la llegada del nuevo año. "La subida de precios no ha influido decisivamente en la bajada de las ventas durante las rebajas, ya que ésta se ha producido sobre todo en los productos de la cesta de la compra". Piñeiro concluye afirmando que "hay un índice negativo en las compras habituales de estas fechas".

Diversos comerciantes tienen una opinión diferente a la de Piñeiro. Concretamente Manuel Ramírez, que trabaja en la tienda de ropa de caballero New Classic, cree que la subida de los productos básicos incide directamente sobre las pérdidas en los establecimientos que ofertan otro tipo de productos. "El capricho que antes se podían permitir los consumidores hoy día ya no es posible porque todo está más caro y, si lo gastan todo en lo básico, después no queda nada para lo que no es estrictamente necesario".

Queda claro que los comerciantes han dejado de ganar más de lo que tenían previsto. Sea por la pérdida de población como afirmaba Piñeiro amparándose en sus encuestas, por la subida de los productos de la bolsa de la compra y la no subida de los salarios, o por un conjunto de todos los factores, parece que en las rebajas de 2008 se está vendiendo menos que en las de 2007. Eso sí, teniendo en cuenta lo desastrosa que resultó la pasada campaña navideña, las rebajas no dejan de ser un bálsamo para los establecimientos, que se recuperan de un mes de diciembre que antaño era el más esperado por los comerciantes y que hoy en día ha decaído su importancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios