El Defensor del Pueblo mediará en el conflicto de ARCA con el Ayuntamiento

  • La asociación que se dedica a tratar el alcoholismo pide amparo ante el fin de las ayudas

Jesús Maeztu. Jesús Maeztu.

Jesús Maeztu.

Comentarios 1

La oficina del Defensor del Pueblo Andaluz se ha dirigido a la delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cádiz para solicitarle información sobre los motivos que llevaron a tomar la decisión de cortar todo tipo de ayuda a la asociación ARCA, dedicada durante dos décadas al tratamiento del alcoholismo. Esta situación ha llevado a la asociación a su casi total desaparición con una gran cantidad de deudas acumuladas.

De este modo, este organismo que no tienen ninguna capacidad ejecutiva, sino simplemente mediadora, ha decidido aceptar el escrito de queja formulado por la asociación ARCA en la que se pedía su intervención "de carácter urgente con el fin de llevar o cabo el reconocimiento de los pagos atrasados y poder continuar la labor que humanitariamente venimos haciendo, esperando no sólo su intervención, sino el informe jurídico sobre la vulneración de derechos que se está produciendo".

ARCA habla en su escrito al Defensor de que sufre una "persecución política"

Desde ARCA, que actualmen te preside Pedro Reyes después de que su principal impulsor, Alberto Matilla, abandonara el cargo, se considera que las causas de hacer caer a la asociación eran principalmente políticas y no asistenciales, ya que todos los problemas empezaron a sucederse a raíz de la llegada del nuevo gobierno local.

En el escrito de petición de amparo, admitido a trámite por el Defensor, se afirmaba que "la paralización del pago de la subvención es una persecución sistemática contra esta asociación", lo que llegó al punto de que el Ayuntamiento puso en conocimiento de la Fiscalía supuestas irregularidades que, poco tiempo después, fueron archivadas. Pese a ello, las subvenciones siguieron sin librarse.

Al no tener ingresos, la asociación se asfixió económicamente y, según este escrito, el gobierno local habría actuado "a sabiendas" de lo que su demora suponía para la organización. De hecho, el escrito habla abiertamente de "mala fe".

Lo demostraría, según la versión de ARCA, que sólo cuatro días después de que la fiscalía archivara la denuncia municipal la asociación recibiera una carta conminándoles a que abandonaran el local de titularidad municipal que ocupaban "pese a que en sesión plenaria se tomó el acuerdo por mayoría de los grupos municipales de prorrogar todos los convenios con organizaciones socio-sanitarias", que incluiría a ARCA.

Según la asociación, el Ayuntamiento ha contestado con el silencio a todos los escritos que le han remitido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios