La Castrense reabrirá hoy al culto después de las obras

  • Defensa ha concluido la intervención de urgencia en la nave lateral, que permitirá retomar la normalidad en el templo · Queda pendiente la rehabilitación integral

La actividad de la parroquia castrense de la capital podrá volver a la normalidad en el día de hoy, cuando el párroco, César Sarmiento, tiene previsto reabrir las puertas al culto. El templo lleva cerrado desde el pasado 30 de noviembre, cuando los técnicos del departamento de Infraestructuras del Ministerio de Defensa alertaron del mal estado de las cubiertas de una de las naves laterales, aconsejando el cierre de la iglesia ante la falta de seguridad para celebrar allí cultos y actos.

Desde entonces, se inició un proceso de estudio por parte de Defensa -de quien depende el inmueble de la plaza de Fragela-, que decidió acometer primero las obras de urgencia que habían recomendado los técnicos y que se comprometió a ejecutar con posterioridad la rehabilitación integral de la iglesia del Santo Ángel Custodio, cuyo estado de conservación no es bueno.

Las obras de reparación de las cubiertas de la nave lateral que colinda con la calle Benito Pérez Galdós se iniciaron a mediados del mes de febrero. Y una vez concluidas las mismas, asegurando que no se produzcan filtraciones al interior del templo cada vez que llueve, con el consiguiente deterioro de la estructura de esa zona, en estos últimos días se ha procedido a reparar algunos defectos que a raíz de esas filtraciones de agua se habían localizado en la instalación eléctrica.

Finalmente, en el día de ayer se dio por terminada la intervención en el templo, por lo que el párroco confiaba en poder celebrar esta tarde la misa de siete y media en la iglesia. Para ello, los colaboradores de la parroquia comenzaron ayer mismo las tareas de limpieza de la iglesia, que después de más de tres meses cerrada al culto y a cualquier actividad -ya que el tránsito de personas no se recomendaba- unido a la actividad de los obreros en las últimas semanas requería una limpieza a fondo. Así las cosas, la apertura de las puertas en el día de hoy depende exclusivamente de que la iglesia presente un buen estado de revista. En caso contrario, César Sarmiento aclaraba que la apertura se retrasaría hasta mañana domingo, lo cual no impediría la celebración de la misa de hoy porque en su día el párroco ya decidió celebrarlas de manera provisional en la sacristía de la Castrense.

Sarmiento explicaba ayer que las condiciones generales de la parroquia dependiente de Defensa en estos momentos se encuentran "a lo justo para poder abrir la iglesia". Es decir, que el edificio sigue necesitando de una intervención integral, pero al menos la seguridad en su interior ya está garantizada. Además, el saneado que se le ha practicado a la instalación eléctrica es bastante provisional, ya que se hace necesario la sustitución total de la misma.

En cualquier caso, las puertas de la Castrense abrirán de nuevo al culto, después de tres meses y medio, para remotar la normalidad de la actividad parroquial en un momento crucial como es la Cuaresma. De hecho, la cofradía de Expiración -la única que procesiona en Semana Santa desde la Castrense- estaba a la espera de conocer cuándo comenzaba la obra y cómo evolucionaba ésta para tomar una decisión definitiva en relación a sus cultos cuaresmales y a su estación de penitencia en la tarde del Viernes Santo. Finalmente, con esta noticia la corporación se asegura celebrar con total normalidad su actividad en los próximos meses.

Con motivo de esta reapertura, César Sarmiento ha anunciado que el sábado de la próxima semana, día 19, tiene previsto celebrar a las siete y media de la tarde una misa de acción de gracias "tanto por la reapertura de la iglesia como por todos aquellos que han ayudado o apoyado durante el tiempo en que ha estado cerrada".

Y para los próximos meses quedará pendiente la rehabilitación integral de todo el edificio, a lo que se comprometió por escrito la directora general de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, que también hizo referencia a la actuación en los patios de la parroquia y a un convenio con la Universidad de Cádiz para la transformación y nuevos usos de la plaza que dará acceso a la sede del Rectorado cuando se traslade de la calle Ancha al Centi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios