Cádiz registra una media de nueve multas al mes por la ley antibotellón

Las denuncias impuestas en Cádiz en aplicación de la llamada ley antibotellón ascienden a 91 en los primeros diez meses de este año. Una media de nueve multas al mes con las que la Policía Local ha sancionado aquellas concentraciones en las que el consumo de alcohol en la vía pública ha puesto "en peligro la pacífica convivencia ciudadana", tal y como se establece en el artículo 3 de una normativa que cumple estos días su primer año de vida. La plaza de España, la plaza Fray Félix en El Pópulo o la playa Victoria son los lugares de la capital en las que más denuncias se han cumplimentado. Estas multas pueden alcanzar hasta los 300 euros.

Las cifras aportadas desde la Policía Local se refieren al periodo comprendido desde enero de 2007, cuando en Cádiz se comenzó a aplicar de manera efectiva la ley, hasta el pasado mes de octubre. Una media de nueve multas cada mes que, según fuentes municipales, revela que la aplicación de la ley en Cádiz "no tiene afán recaudatorio".

Cabe recordar que la capital gaditana empezó a aplicar de manera efectiva la ley sobre la segunda semana del año, en enero, tras fijar las fiestas navideñas como un periodo meramente informativo en el que se comunicó a los jóvenes que el único lugar reservado al consumo de alcohol por la noche iba a ser el botellódromo en la Punta de San Felipe, y que desde enero se multaría a quien lo hiciera fuera del lugar estipulado por el Ayuntamiento.

De las 91 denuncias interpuestas por la Policía Local por consumir alcohol en lugar no autorizado, contraviniendo de esta manera la ley antibotellón, 12 se tramitaron en concentraciones en la plaza de España, 11 en la plaza Fray Félix, y otras 11 en la playa Victoria. El listado de calles y plazas es más amplio, aunque el número de multas sólo se acerca a las anteriores en la plaza Santa Ana, con 9, o en la glorieta Ingeniero La Cierva, con 7.

La Policía Local, además, vigila con una especial atención, en horario nocturno, las zonas más propensas a albergar botellones ilegales: Alameda, paseo Carlos III, plaza de Mina, San Francisco, los jardines de los Cinco Continentes, en la avenida Juan Carlos I, o el polígono industrial de Levante de la Zona Franca.

El dispositivo policial presta una especial atención al botellódromo y sus alrededores, con casi 20 agentes destinados a este servicio, y que incluye el control de vehículos, armas y drogas en la entrada de La Punta, así como la rápida intervención en reyertas y peleas.

El control de los jóvenes conlleva también la imposición de multas, cuya cuantía asciende a los 150 euros, por orinar en la vía pública: hasta 54 en lo que va de año. La mayor parte de ellas fueron en el paseo Pascual Pery.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios