Arrancan las obras que devolverán la vida al viejo edificio del Olivillo

  • UCA y Junta dan inicio a los trabajos para convertirlo en Centro de Transferencia Empresarial. Jiménez Barrios considera que esto acercará a Cádiz "al cambio de su modelo productivo"

Comentarios 7

El viejo edificio del Olivillo, en ruina técnica, abandonado desde hace 35 años, se desperezó ayer con el acto simbólico del inicio de las obras que deben convertirlo en un moderno Centro de Transferencia Empresarial. Unos cascos de obrero coronando la testa de representantes públicos y unas paladas de arena -tiradas con más experiencia por unos que por otros- sirvieron para que el antiguo ambulatorio recobrara por unos momentos la vida a la espera de que por la tarde los profesionales de la empresa Sando iniciaran una tarea que está previsto que se prolongue por espacio de 14 meses.

El vicepresidente y consejero de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, y el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, presidieron el acto, al que también acudió Juan Luis Belizón, delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz; los delegados provinciales de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Gema Pérez; y de Igualdad Salud y Políticas Sociales, Manuel Herrera; David Navarro, concejal de Hacienda, en representación del Ayuntamiento de Cádiz o Fran González, delegado de Función Pública de la Diputación Provincial. Previamente, se había procedido a la firma del acta de replanteo para, de este modo, comenzar ayer mismo con las actuaciones.

Jiménez Barrios recordó que el proyecto se inserta "dentro de una iniciativa que se corresponde con una estrategia planificada para la provincia de Cádiz" que, con la participación de agentes sociales y económicos, "parte de un diseño colectivo" para, de cara al futuro, "hacer nuestros deberes y fijar en el territorio la innovación, evitando casos deslocalización". Además, subrayó que el CTE El Olivillo nace para que "universidad y empresa trabajen conjuntamente en innovación y transferencia" y para "asegurar la capacidad tecnológica que nos hace avanzar" en un escenario donde la universidad, "además de un soporte intelectual, es un elemento muy importante para el desarrollo socioeconómico".

El vicepresidente de la Junta destacó muy positivamente que hoy era "un día importante" para la provincia porque el Consejo de Gobierno aprobó "dos cuestiones muy importantes": 10,32 millones de euros para maquinaria y equipos con destino al Centro de Innovación en Tecnologías de Fabricación Avanzada Aeronáutica y Naval de Cádiz (CFA) y 3,5 millones para el Centro de Interpretación de Camarón en San Fernando. Estas cantidades, junto a los 5,2 millones para el proyecto de El Olivillo, suponen una inversión de más de 18 millones de euros "para el cambio del modelo productivo de la provincia", dijo.

Para Jiménez Barrios "todo conforma un conjunto de estrategias que, afortunadamente hemos consensuado con los agentes sociales y económicos de la provincia de Cádiz, y donde se establece un camino para que, por primera vez, la provincia tenga una línea clara que va en beneficio de crear más y mejor empleo". En este sentido, ha indicado que a pesar de que los niveles de desempleo hayan bajado en los últimos años, "no es suficiente".

Por último, indicó que el proyecto del Centro de Transferencia Empresarial de El Olivillo forma parte de los acuerdos alcanzados entre la Junta y el Ayuntamiento de Cádiz. Así, ha señalado que "todos los temas están encarrilados, de forma que cualquiera de ellos no solo tiene un camino trazado para ser una realidad, porque cuentan con los recursos económicos suficientes".

Al ser preguntado por el proyecto de Valcárcel, Jiménez Barrios aseguró que "la Junta está a la espera de que se resuelvan los procedimientos administrativos necesarios y por supuesto que la Junta estará dispuesta a poner en marcha los mecanismos necesarios para lo que desea la Universidad, que en definitiva es lo que desea la propia Junta de Andalucía".

Por su parte, el rector agradeció el trabajo de la Junta de Andalucía y de los vicerrectorados de Transferencia e Innovación Tecnológica y de Patrimonio e Infraestructuras así como de todo el personal de la UCA implicado, subrayó que el comienzo de esta obra supone "el primer proyecto de la iniciativa ITI que se hace realidad". Esto es así porque "las palabras se demuestran con hechos" y porque la UCA tenía "la tarea adelantada". "Creo que cumplimos un compromiso todas las instituciones que nos hemos dado cita aquí, primero por poner en valor la puesta en conocimiento que se genera desde el ámbito universitario y desde otros ámbitos institucionales, y en segundo lugar también con el desarrollo del territorio y la rehabilitación de un edificio que llevaba bastantes años cerrados y que ahora va a ver la luz y va a formar parte de este Campus Universitario al servicio de los ciudadanos".

La UCA adjudicó a finales de julio pasado la obra del proyecto del Centro de Transferencia Empresarial El Olivillo a la empresa Sando por un importe neto de 4.272.440 euros (más IVA) al ser ésta la oferta más ventajosa de todas las presentadas. Con un plazo máximo de ejecución de 14 meses, la intervención está cofinanciada por FEDER dentro de la Inversión Territorial Integrada (ITI), gestionada, en este caso, por la administración autonómica de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios