Infraestructuras

Aguas de Cádiz iniciará este lunes trabajos para averiguar cuánta agua hay en el subsuelo

  • El mapa estratigráfico, que llegará hasta los 200 metros de profundidad, determinará la posibilidad o no de usar esa agua para riego y baldeo

El agua podría ser usada para riego y baldeo de las calles El agua podría ser usada para riego y baldeo de las calles

El agua podría ser usada para riego y baldeo de las calles / Joaquín Hernández Kiki

Comentarios 4

El Ayuntamiento de Cádiz quiere saber qué cantidad de agua hay en el subsuelo de la ciudad. Para ello, la empresa municipal Aguas de Cádiz va a realizar durante esta semana trabajos que determinarán no sólo la existencia o no de agua dulce en el subsuelo, sino también el volumen de la misma.

El objeto final de este estudio es saber con qué recursos hídricos se podría contar -aparte del agua que viene de los embalses de los Hurones y Guadalcacín a través del Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana- para usarla para riego de jardines y baldeo de calles en lugar del agua potable que se usa hasta ahora dada la falta de alternativas hasta el momento.

Para estudiar el subsuelo de la ciudad, hasta los 200 metros de profundidad, se llevará a cabo lo que se denomina un Sondeo Electromagnético en el Dominio Tiempo (SEDT), es decir, un sondeo que consiste en crear en el subsuelo un campo magnético inducido por un bucle de corriente eléctrica exterior. El registro de estos parámetros eléctricos por otro lazo o bucle, y su posterior interpretación en gabinete, indicará la presencia o no de agua dulce y a qué profundidades se presenta.

Para ello, desde el lunes y durante toda la semana, se extenderán cables en las plazas, solares, playas o superficies amplias de la ciudad que formarán grandes rectángulos de hasta cien metros de lado para hacer las mediciones necesarias para este estudio.Aguas de Cádiz aclara que se trata de un ensayo no destructivo –no hay que abrir boquetes en el suelo- ni peligroso para la ciudadanía que puede caminar y pasear sin problema por los lugares en los que se estén realizando las pruebas.

Dado que cuanto más grandes sean los bucles emisores y receptor más profunda podrá alcanzar la medición en el ensayo, la empresa ha escogido 23 espacios amplios de la ciudad. Estos lugares son: la Plaza de San Antonio, el Estadio Ramón de Carranza, los complejos deportivos Manuel Irigoyen y Puerto Elcano, la parcela de la antigua factoría de Navalips, los antiguos terrenos de Construcciones Aeronáuticas, la Plaza de España, la Plaza Mina, Santa Bárbara, Parque Genovés, Plaza Candelaria, Plaza de la Catedral, las playas de Santa María del Mar, La Caleta, Cortadura y La Victoria, el patio del colegio San Felipe Neri, el solar del antiguo pabellón Fernando Portillo, los solares de las calles Salvador Viniegra con Macedonia y calles Tarifa con Ronda de Vigilancia, el Muelle Ciudad, la terminal ro-ro y la nueva terminal de contenedores. Los puntos elegidos son representativos para este estudio y tienen por objeto poder hacer un mapa de todo el subsuelo de Cádiz y sus posibles acuíferos. En cada uno de estos puntos la prueba durará aproximadamente de dos a tres horas y no producirá ningún tipo de molestias a los vecinos.

Una vez desarrollado este trabajo de campo y analizados los resultados, se podrá saber en qué puntos del subsuelo hay agua y si hay posibilidades técnicas de que ésta pueda ser explotable puesto que dependerá de otros factores como la permeabilidad de las tierras, quimismo y salobridad del acuífero, profundidad a la que se encuentre, otras intrusiones, confinamiento, tipos de tierras, etc.

Este estudio en profundidad perfeccionará una primera estimación ya hecha por Aguas de Cádiz cuando realizó, hace más de un año, un estudio sobre algunos pozos de agua dulce existentes en la ciudad y el lentejón de agua ubicado en los primeros 30 metros bajo la rasante. Ese estudio estimaba que el lentejón podía presentar un volumen de 1’5Hm³.

La posibilidad de usar el agua del acuífero y del subsuelo de Cádiz para baldeo y riego es una más de las medidas que está desarrollando Aguas de Cádiz para evitar el uso de agua potable para estos fines. Otra de las medidas adoptadas es el uso del agua de las dos piscinas municipales de la ciudad para lo que se están terminando las obras de construcción de dos depósitos adyacentes que recogerán el agua evacuada de las mismas y de donde podrán surtirse los camiones cisternas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios