Oficios de siempre

El último zapatero artesano

Manuel Macías mantiene en la calle Junquera el establecimiento que su padre abrió en 1955 y donde sigue trabajando utilizando las herramientas tradicionales

Emilio López / Cádiz | Actualizado 03.10.2010 - 11:00
zoom

Manuel Macías, en plena faena en su pequeño local de la calle Junquera.

Share
Manuel Macías Calahorro mantiene que es el último zapatero artesano de Cádiz y presume de que sus numerosos clientes le dicen que harán una manifestación el día que decida cerrar el establecimiento que en 1955 abriera su padre, Francisco Macías López, en la calle Junquera, junto a la plaza de San Antonio, donde él sigue poniendo tapas y medias suelas.

Cuando tenía 8 años su familia decidió trasladarse desde Montellano (Sevilla), donde nació, a Cádiz, continuando su padre su oficio de zapatero artesano, mientras que él entraba en la Academia de Manuel González Pedraza, situada en la calle Plocia, sobre la Aserradora Gaditana.

Con 14 años entró a trabajar en la farmacia de Manuel Hernández Rodicio, en la calle Ancha, y con 17 decidió cambiar de oficio y se colocó en el taller de electricidad de Manuel Montes Chilía, frente a la zapatería de su padre.

Gracias a una beca se hizo mecánico naval, estudiando primero en Sanlúcar y luego en Huelva, para realizar después las prácticas como engrasador en uno de los tríos de Eduardo Pita, quien después de cumplir el servicio militar, en la Infantería de Marina en Cartagena, le dio el puesto de 2º mecánico en uno de sus barcos, La Marea, en el que recorrió toda la costa africana, realizando campañas de ocho meses.

En 1972 contrajo matrimonio en Medina con Dolores Delgado Gómez , y un año después, al tener el primero de sus tres hijos, decidió dejar la pesca y se embarcó como electricista en la Trasmediterránea, formando parte de la dotación del Ciudad de Oviedo y más tarde del Plus Ultra.

En 1974 decidió cambiar la mar por la tierra y consiguió entrar como mecánico ajustador en una contrata de Astilleros, con la que llegó a trabajar incluso en Sudáfrica.

Luego alterna ese empleo con la asistencia a la zapatería de su padre para aprender el oficio, hasta que en 1987 dejó Astilleros para dedicarse exclusivamente a la reparación de zapatos, si bien en 1992 trabajó también como chófer para Diputación y en 1996 como responsable de mantenimiento en la Institución Provincial Gaditana, con sendos contratos temporales.

Manolo nos relata su intensa vida mientras que en su local de cinco metros cuadrados, donde conserva una lijadora que ya ha cumplido el medio siglo, alterna el trabajo con la atención a un constante reguero de clientes, entre los que dicen que figuran desde conocidas familias gaditanas a vecinos del barrio del Mentidero, pasando por los que le traen sus zapatos desde distintos puntos de la provincia, lo que acredita su profesionalidad.

Mantiene como herramientas básicas la chaveta, para cortar el cuero; la precisa, que le permite situar el zapato para sustituir la tapa o el tacón, así como la aguja para coser a mano empleando hilo de cáñamo con cerote. También conserva una silla de enea, que asegura que tiene la altura precisa para sentirse cómodo.

En la zapatería no faltan varias jaulas con canarios, que era una afición de su padre, y que conserva uno de sus hijos, que ha optado por los jilgueros.

También afila cuchillos y a cada cliente le pregunta el domicilio, porque asegura que por los nombres es más fácil confundirse y tendría que pedir igualmente los apellidos, y siempre lo apunta en la suela, para evitar que algún espabilado lo pueda leer y se lleve así un zapato mejor que el propio.
13 comentarios
  • 13 descontenta 04.10.2010, 10:12

    pues yo le lleve unas botas para las tapas y me dejo la bota peor de lo que estaba, por poquito me parto la cara por la calle andando con ellas y es que me dejo fuera las puntillas y no vea como resbalaba, pa mi gusto trabaja mucho mejor el que esta en calle sacramento, casi llegando a la Torre Tavira, pero hay gusto pá tó. . . . y publicarlo que publicais lo que os dá la gana

  • 12 descontenta 04.10.2010, 10:12

    pues yo le lleve unas botas para las tapas y me dejo la bota peor de lo que estaba, por poquito me parto la cara por la calle andando con ellas y es que me dejo fuera las puntillas y no vea como resbalaba, pa mi gusto trabaja mucho mejor el que esta en calle sacramento, casi llegando a la Torre Tavira, pero hay gusto pá tó. . . . y publicarlo que publicais lo que os dá la gana

  • 11 descontenta 04.10.2010, 00:16

    pues yo le llevé unas botas para las tapas y por poco me mato en la calle cuando me las puse, porque me dejó toda la puntilla de la tapa fuera y resbalaba mogollón, asi keeeee. . . . . hay gustos para todo¡¡¡

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
GALERÍA GRÁFICA

El Diario celebra su número 50.000

'Diario de Cádiz' festeja la efeméride en el Palacio de Congresos de la capital

Semana Santa 2014

Toda la informacion e imagenes

Pie de foto

Una hemeroteca interactiva de 2013

La web de 'Diario de Cádiz' te ofrece un completo repaso a estos 12 meses Las noticias más relevantes de la edición impresa y las más leídas del portal conforman este calendario

PUBLICIDAD