Una mujer sufre una trombosis por el supuesto consumo de un medicamento caducado

  • Una mujer, ingresada en el Hospital Carlos Haya de Málaga para someterse a una operación de menisco, ha sufrido una trombosis "severa" al consumir un medicamento necesario para su prótesis aórtica, que le suministraron en el centro.

Una mujer, ingresada en el Hospital Carlos Haya de Málaga para someterse a una operación de menisco, ha sufrido una trombosis "severa" al consumir un medicamento necesario para su prótesis aórtica, que le suministraron en el centro y que supuestamente caducó en abril, según el Defensor del Paciente.

Esta persona, de 75 años, tiene esta prótesis desde hace 12 años y toma Sintrom a diario, un medicamento que mantiene la sangre anticoagulada para evitar que se generen trombos en las cavidades y vasos cardiacos, se produzcan embolias o se coagulen las prótesis implantadas en el corazón o en los grandes vasos sanguíneos.

El 9 de junio la mujer fue ingresada en el centro sanitario para operarse del menisco, le cambiaron el medicamento que tomaba por Bemiparina -interfiere en el proceso natural de la coagulación de la sangre actuando sobre una sustancia llamada trombina- y finalmente volvió a tomar el Sintrom.

La operación fue "sencilla y sin complicaciones", y la mujer continuó ingresada en el hospital hasta el 16 de junio, por lo que proporcionaron a sus familiares varias muestras del mismo lote de Bemiparina para ponérsela en casa, pero cuya caducidad estaba fechada en abril, según una nota emitida hoy por el Defensor del Paciente.

Dos días después, la mujer -F.R.A.- sufre una trombosis "severa", por lo que le ingresaron de nuevo en la unidad de ictus del Hospital Carlos Haya, con parálisis en toda la parte derecha del cuerpo y la cara, un ojo sin visión, sin poder comunicarse, y con pérdida de comprensión; y en este sentido, el neurólogo que le atiende ha comunicado que el daño es posiblemente irrecuperable.

Por su parte, fuentes del centro sanitario han asegurado a Efe que la usuaria ha sido atendida "con todas las garantías" y que tanto la operación como el postoperatorio fueron "del todo satisfactorio" para los especialistas que le trataron.

También ha precisado que la paciente fue dada de alta en el servicio de traumatología del hospital, que los especialistas indicaban la cita para el control del tratamiento con anticoagulantes para el 19 de junio y que en los registros no consta ninguna petición ni reclamación de la familia sobre el caso.

Según ha asegurado, todos los servicios asistenciales del hospital tienen establecidos protocolos y mecanismos de control sobre los fármacos y se ha iniciado una información interna para evaluar la asistencia prestada.

La asociación del Defensor del Paciente, por su parte, ha instado a la Fiscalía de Málaga a que "esclarezca y depure responsabilidades" a través de una investigación de oficio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios