El recuerdo del cabo muerto en el Líbano marca el regreso del contingente español

  • Los primeros 207 soldados del contingente español desplegado desde hace cuatro meses en Líbano han llegado a España con la satisfacción de haber cumplido la misión encomendada.

El recuerdo muy vivo del cabo Yeison Felipe Ospina, miembro del grupo que falleció el 15 de junio en un accidente de tráfico, ha marcado el regreso de las tropas.

Justo después de aterrizar en el aeropuerto de Almería a las 07.20 horas el vuelo comercial en el que se ha completado la primera de las cinco rotaciones previstas para el relevo de los 1.100 militares que permanecen desde abril en el sur de Líbano, el teniente coronel Rubio, jefe de la expedición, ha querido recordar el "desgraciado" accidente que costó la vida al joven cabo de origen colombiano.

"Sin duda fue el peor momento de la misión", ha dicho Rubio a los periodistas, antes de asegurar que la muerte del compañero al volcar el vehículo militar BMR en el que viajaba "nos impulsó a todos a exacerbar el cumplimiento de la misión" en la que los miembros del contingente se emplearon desde entonces "con nuevo ahínco, si cabe".

Antes de relatar las tareas que han desarrollado durante los últimos cuatro meses los efectivos españoles desplazados al país de los cedros, el jefe de expedición ha trasladado el recuerdo de las tropas a la familia de Yeison Felipe Ospina, en especial a la madre del cabo fallecido.

Mientras el avión comercial que ha trasladado a Almería a 159 miembros de la Legión partía hacia el aeropuerto madrileño de Barajas con 48 militares pertenecientes en su mayor parte a unidades logísticas, el teniente coronel ha destacado el resultado "muy positivo" de las labores encomendadas en el marco de la misión FINUL de Naciones Unidas.

Tras celebrar que no se haya producido enfrentamiento armado alguno desde que la agrupación "Libre Hidalgo V" se desplegó al sur del país, ha explicado que una de las principales labores desarrolladas ha sido la de apoyar a las fuerzas armadas libanesas en la estabilización de los 3.200 metros cuadrados que van desde el río Litani hasta la frontera con Israel.

Además de verificar que este espacio estaba libre de armas y municiones, las tropas españolas han prestado asistencia humanitaria a la población civil, ha explicado el jefe de la expedición, quien ha subrayado el "control" de la situación en la zona de influencia del contingente español, asentado en la base Miguel de Cervantes, ubicada en Marjayún, así como en distintos destacamentos.

Los militares españoles, unos diez mil miembros de las fuerzas armadas libanesas y quince mil integrantes más de la Fuerza Internacional han permanecido en la zona sur del país en el marco de la misión FINUL de Naciones Unidas, que ampara el alto el fuego entre la guerrilla chií libanesa Hizbulá y el Ejército israelí.

El retorno de la agrupación española se completará el próximo 15 de agosto con la llegada de la última de las cinco rotaciones previstas, en tanto que se ha iniciado ya la partida hacia la zona de parte de los 1.067 militares que permanecerán en Líbano durante los próximos cuatro meses, la mayor parte de ellos pertenecientes a la Brigada de Caballería de Castillejos II.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios