Nuevo decreto regulador Restricciones para las especies de riesgo

El enemigo fuera de casa

  • Se prohíbe la posesión de perros peligrosos y ciertos animales exóticos como mascotas · Las multas pueden ascender hasta un máximo de 115.000 euros

Comentarios 1

Tras la aprobación el pasado martes en el Consejo de Gobierno del nuevo decreto autonómico que regula la tenencia de los animales peligrosos en el Consejo de Gobierno, la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, explicó ayer los principales puntos de la normativa, que calificó como "pionera en España". El objetivo es restringir los animales que puedan poner en riesgo la integridad de las personas o del medio ambiente. Estas especies sólo podrán estar excepcionalmente en las viviendas con la condición de que tengan un seguro y sus propietarios superen un test psicotécnico. Quienes incumplan la normativa pueden ser sancionados con multas de hasta115.000 euros.

La titular de Gobernación detalló que el decreto, que entrará en vigor en dos semanas, estipula que los ejemplares regulados únicamente podrán encontrarse en instalaciones adecuadas, públicas o privadas, autorizadas por el Gobierno Andaluz.

La preocupación del Ejecutivo autonómico procede de las continuas apariciones en los medios de comunicación de ataques y sucesos relacionados con animales de este tipo que se escapan, mercados irregulares o denuncias de vecinos atemorizados. Evangelina Naranjo recordó que las asociaciones defensoras de animales y entidades conservacionistas advierten también de la distorsión de los ecosistemas con la entrada de este tipo de animales.

La Junta ha dado un plazo de seis meses a aquellas personas que poseen uno de estos animales prohibidos para entregar a las autoridades su ejemplar, con lo que se evitarían las multas estipuladas.

Los perros de razas peligrosas son los más numerosos entre los animales sobre los que pesará la restricción autonómica. Según los datos del Instituto Andaluz de Identificación Animal (RAIA) actualmente hay inscritos más de un millón de perros, de los que 28.000 son potencialmente peligrosos, lo que supone un 2,6 por ciento del total. Sus dueños no podrán adiestrarlos para el ataque o someterles a alguna actividad que potencie su agresividad.

En este sentido, las personas que deseen un perro de estas características deberán obtener una licencia especial otorgada por el ayuntamiento de su localidad y reunir una serie de requisitos entre los que se encuentran ser mayor de edad, tener capacidad física y aptitud psicológica, no haber sido condenado por delitos graves y suscribir un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura de, al menos, 175.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios