La coincidencia electoral benefició a todos los partidos, pero más al PSOE y el PP

  • Un informe del Centro de Estudios Andaluces analiza el comportamiento electoral de los andaluces el pasado 9 de marzo y concluye que los resultados de las elecciones andaluzas hubieran sido similares si no hubieran coincidido con las generales

Comentarios 5

Los resultados de las elecciones andaluzas hubieran sido similares en el caso de que no hubiera habido coincidencia con las generales, una doble movilización que ha beneficiado a todos los partidos, pero especialmente al PSOE y PP, según refleja un informe del Centro de Estudios Andaluces (CEA).

El estudio "Elecciones 2008 en Andalucía: concentración y continuidad", elaborado por el catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Granada Juan Montabes y la profesora Carmen Ortega, analiza el comportamiento electoral de los andaluces en las pasadas elecciones del 9 de marzo en el contexto del periodo 1977-2008.

Aunque constata que pese a la pérdida de votos y escaños del PSOE-A (de 61 a 56) respecto a los comicios de 2004 ha revalidado la mayoría absoluta por quinta vez en la historia electoral de Andalucía, el estudio refleja que el importante crecimiento electoral del PP (de 37 a 47 escaños) le consolidan como una fuerza con posibilidades de constituir una alternativa futura de gobierno.

El nuevo predominio socialista se encuentra "más vulnerable" al producirse en un contexto bipartidista y con un sistema más fragmentado en el que ninguno de los otros partidos amenaza su posición, lo que supone -agrega- que el PP encuentra un panorama más favorable en Andalucía y el mapa provincial.

Sin embargo, según ha explicado en rueda de prensa Juan Montabes, el PP mantiene las dificultades para lograr una mayor implantación en los municipios de menos de 20.000 habitantes, donde el diferencial con el PSOE sigue estando en torno a los 20 puntos, lo que con la actual distribución demográfica que integra casi el 40% de la población en los mismos, "refuerza" la posición de dominio del PSOE andaluz.

El informe se detiene también en el análisis de los cambios de orientación de voto a nivel provincial, que refleja que no existe todavía competencia directa entre el PSOE y PP.

Los socialistas conservan casi intacto el "monopolio" del voto rural, mientras el PP ha crecido y encuentra sus principales apoyos en el voto urbano y del litoral, ya que de los 23 municipios de más de 50.000 habitantes los populares se impusieron en once y el PSOE en nueve, ha destacado el catedrático.

No obstante, el PSOE sigue teniendo un "mayor" grado de simpatía y de implantación entre la mayoría de los andaluces, con lo que el "salto" del PP "no parece inmediato".

Ante la "estrechez" del espacio ideológico del centro-derecha, los resultados ponen de manifiesto el reto del PP para conseguir una imagen "más centrista", aunque en los últimos comicios se ha producido un "trasvase" de votos del PA -sin representación- al PP.

El informe de CEA recoge, igualmente, la elevación de la participación de los andaluces como consecuencia de la quinta concurrencia electoral (74,7% en las generales y 73,6% en las autonómicas) y subraya que la doble movilización ha beneficiado a todos los partidos, aunque especialmente al PSOE y PP.

El mantenimiento de los resultados de IU (6 diputados), que ha resistido el descenso generalizado registrado en España, lleva a los autores del estudio ante próximas elecciones a barajar la permanencia de un "anclaje" o electorado fiel del voto de izquierdas como "contrapeso" al dominio del PSOE, si bien barajan también la "eliminación" de esta singularidad en proceso que no conlleven el voto dual.

En relación con el voto andalucista, Juan Montabes y Carmen Ortega no descartan una transferencia "estable" de votos del PA al PP, lo que ha contribuido a sus peores resultados, o por el contrario que sea un realineamiento coyuntural del voto andalucista en respuesta factores ideológicos, estratégicos y de liderazgo del PA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios