La coincidencia electoral beneficia también a los partidos minoritarios

  • Celebrar los comicios a la vez aporta escaños a PSOE y PP en el Congreso, mientras que IU sale reforzada en el Parlamento · El sistema mayoritario ha favorecido más a los populares en el 9-M

El Parlamento autonómico cuenta esta legislatura con tres grupos parlamentarios, uno menos que antes de las elecciones de marzo, cuando aún los andalucistas conservaban representación en la Cámara. Se consolida así una Andalucía que se acerca al bipartidismo, como reconoce el Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Consejería de la Presidencia, en la investigación Elecciones 2008 en Andalucía: concentración y continuidad; pero, sostiene este mismo informe, la coincidencia electoral de las elecciones generales y autonómicas no favorece exclusivamente a los partidos mayoritarios, como han sostenido hasta ahora PA e IU, sino que también refuerza a las fuerzas menos votadas en la Cámara andaluza.

El catedrático de la Universidad de Granada Juan Montabes, coautor del documento, llega a la conclusión de que la coincidencia electoral -que rechazan PP, IU y PA- permite que las andaluzas sean las elecciones autonómicas con más participación de España y ha llevado al electorado andaluz a utilizar el sistema de doble vuelta francés. "En una primera vuelta, las autonómicas, se vota al partido más cercano; en una segunda, las generales, el votante se decanta por el menos lejano". Es decir, las fuerzas minoritarias mantienen su peso en la Cámara autonómica. En las elecciones de 2008 IU ha conservado los seis escaños que logró en 2004, mientras que en el Congreso salen reforzados el PSOE y el PP. "IU, probablemente, no hubiera obtenido estos resultados si no hubiera coincidencia electoral, tal y como vemos que ocurre en otros parlamentos autonómicos que se acercan al bipartidismo", sostuvo ayer Montabes en la sede del Centro de Estudios Andaluces.

Sobre la desaparición del andalucismo, el catedrático lo ha relacionado con lo sucedido con el nacionalismo tras el referéndum del 28-F, donde los votantes andalucistas acabaron acercándose al PSOE. Montabes estima que, tras el referéndum por el nuevo Estatuto, en el que el PA defendió en solitario el no, la transferencia de votos se ha producido ahora hacia el PP. "Habrá que determinar en un futuro si es una pauta estable de este electorado o si se trata sólo de un realineamiento coyuntural del voto andalucista", resalta el documento.

En cualquier caso, el sistema electoral andaluz y español están pensados para reforzar las mayorías y en estas elecciones, como en las otras cuatro donde se han celebrado conjuntamente los comicios, los grandes beneficiados han sido PSOE y PP; en el 9 de marzo incluso con mejores resultados para los populares que para los socialistas. "La ventaja que el sistema otorga al primer partido ha sufrido un notable descenso en el conjunto andaluz (...) Lo particular de la consulta autonómica de 2008 es que la sobrerrepresentación en números de escaños fue mayor para el segundo partido, el PP, que para el PSOE", concluye el informe elaborado por Montabes junto a Carmen Ortega, ambos del Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea).

Los investigadores consideran que ha disminuido en estos 26 años de elecciones autonómicas la sobrerrepresentación que el sistema otorga al primer partido más votado, mientras que ha bajado al mismo tiempo el porcentaje de votos emitidos para fuerzas que no obtienen representación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios